Dimos un paseo exclusivo por las entrañas de AT&T y el Centro de Experiencia Empresarial.

Un espacio a un mismo tiempo futurista y minimalista, que comprende 800 metros cuadrados y se halla ubicado en el piso 18 de la Torre Diana de la Ciudad de México, alberga desde hace un año al Centro de Experiencia Empresarial (CXE) que AT&T desarrolló en el conjunto de sus oficinas en la capital del país, como parte de la inversión que destinó para incursionar en el mercado de las telecomunicaciones.

Maderas, sillas tubulares, mesas de trabajo modernistas y sillones con geometrías caprichosas, se fusionan con paneles en los que se proyectan imágenes que versan en torno a nuevas tecnologías en los campos del Internet de las Cosas (IoT), la Cyberseguridad y las Redes definidas por Software (SDN), o bien se pierden de vista en el momento en que la iluminación inteligente de un pasillo repleto de lámparas se activa para ofrecer una experiencia sensorial que remite a la idea de ingresar a una nave espacial o de iniciar un viaje en un túnel del tiempo.

El CXE, el primero de su tipo creado en América Latina, tiene por misión ser un espacio en el que se generen conversaciones en torno a la innovación, hallar soluciones de conectividad, experimentar de manera muy cercana el Internet de las Cosas, poner de manifiesto las ventajas que ofrece la creación de ciudades inteligentes, así como identificar objetivos comerciales dentro de los terrenos de la tecnología.

Si bien sus destinatarios iniciales son los empresarios y los emprendedores, el concepto detrás del CXE es totalmente inclusivo y por ello ha considerado también la presencia de académicos y universitarios, quienes pueden hallar en este sitio la atmósfera ideal para ensayar nuevas ideas y proyectos vinculados al futuro de la tecnología, en tanto ha sido pensado para fungir como espacio de trabajo, pabellón de exposiciones y auditorio, y albergar en consecuencia ponencias, foros y eventos de índole diversa.

Hasta hoy, el CXE ha exhibido soluciones que van del Control de Flotillas y Gestión de Activos, en el campo del IoT, que mediante el uso de telemetría informa sobre la localización y el estado de vehículos y mercancías de una compañía; en lo tocante a la Ciberseguridad, la creación de NetBond, un programa que conecta la red virtual privada (VPN) de AT&T de las empresas con diversos proveedores de nube de forma segura. Finalmente, en lo que se refiere a las SDN, la presentación del dispositivo FlexWare, el cual reemplaza la compleja infraestructura de hardware por funciones desempeñadas por software.

Más allá de sus principales pretensiones, el CXE de AT&T es también una idea muy refinada y vanguardista del manejo de espacios en el diseño de interiores en donde la tecnología juega un papel cada vez más decisivo.


Por Andrés Tapia

Fotos: Max Carballo

Share: