Kips Bay House, en el icónico Upper East Side de Manhattan, nos abre su puerta para conocer su interior con la intervención de los 23 despachos de arquitectura y diseño más importantes en EUA.

Cada año se presenta la exhibición más importante de diseño interior en el icónico Upper East Side de Manhattan. El escenario es una antigua casa adosada a través de la cual arquitectos e interioristas nos presentan su muy particular manera de plasmar un deslumbrante estilo de vida

Construida en 1920 para la familia de George Whitney, esta mansión originalmente dividida en dos casas, conjuga la simplicidad y el refinamiento clásico del estilo de vida neoyorquino de aquella década. Además de cualidades excepcionales como el elevador que daba servicio a los seis pisos, la casa contaba con un garaje para dos autos, un enorme lujo para la época y algo sumamente extravagante.

Jim Dove Design- El pequeño champagne bar es un lugar al que sus diseñadores concibieron para conspirar, alejado del bullicio del resto de la casa.

En 1948 la Kips Bay House fue adquirida por la famosa humanista y activista política Dorothy Hearst Paley.Cuando su propietaria muere a principios de los años setenta, la casa es donada al estado con fines benéficos por lo cual a partir de 1972 empieza a ser la sede de esta exhibición de diseño y arquitectura, cuyas ganancias son donadas todos los años al Kips Bay Girls & Boys Club, un centro comunitario para jóvenes en el Bronx.

J. Cohler Mason Design- En esta sala del piso superior predominan los acentos azules y la fotografía en blanco y negro sobre el muro principal.

Todos los despachos involucrados en la edición 47 de la Kips Bay Show House, contaron con siete semanas para diseñar sus espacios y narrar diferentes historias a través de los mismos.

La inspiración que rodea los 23 espacios que comprende la exhibición nos transporta a universos lo mismo fantásticos que acogedores a través de colores, texturas, luminarias y conceptos cuidadosamente desarrollados por estos despachos de arquitectura y diseño.

Paloma Contreras- El estudio, femenino y glamoroso, reúne lo que para la diseñadora es su sello personal: “lo moderno se encuentra con lo tradicional”.

Para Gluckstein Design, por ejemplo, fue todo un reto intervenir el espacio que rodea la enorme escalinata que llega a los seis pisos de la casa, mismo que resolvieron con una pieza de nueve metros de longitud que cuelga desde la parte superior e incluye 4,000 flores de cerezo hechas de latón.

En el vestíbulo donde nace la escalera, Richard Rabel colocó una alfombra en color azul marino y acentos a manera de estrellas que también recrean las flores de tela que rodean el muro que sube al primer piso de la casa y nos dan la sensación de estar bajo el agua.

2019 © Nickolas Sargent Photography

Eve Robinson Associates- La apuesta es por un espacio cálido y colores neutros en el que la chimenea y los ventanales en semi círculo son los grandes protagonistas

Además de inspirarse en personajes de la literatura, el arte y la vida social de Nueva York, la casa también incluye a los perros a través del espacio “Le Salon de Chiens” de Sheila Bridges ubicado en un pequeño recibidor lleno de cuadros de la diseñadora dedicados a diferentes razas, así como tres muros en donde invitó a colaborar a la pintora Rebecca Graves.

2019 © Nickolas Sargent Photography

2019 © Nickolas Sargent Photography

Sarah Bartholomew Design- La oficina en casa nunca había sido tan sobria y elegante como la de esta propuesta, en la cual el arte tiene un papel protagónico.

Para conocer la propuesta completa descarga nuestra edición Octubre en ZINIO, o solicita tu revista en digital.

Kips Bay Show House 2019

Fotografía Nickolas Sargent

Por Bibiana Guzmán

Share: