Andrés Ocejo es un entusiasta del diseño de interiores,
y ha creado un espacio en la ciudad de México con una propuesta original, la cual es ideal para lograr una conexión de sensaciones.

Brocante es un concepto interesante y único, el cual funciona muy bien dentro de las megaciudades, pues la tendencia es vivir en departamentos y con espacios cada vez más reducidos, donde la practicidad es fundamental. Olvidarse de complicaciones, como las que requiere una casa con jardín, asador, alberca y demás amenidades, ha sido la idea en este espacio que ha diseñado Andrés Ocejo.

La decoración de Brocante, fomenta un ambiente cossy, con elementos de madera, textiles, piel, colores discretos, para un ambiente relajado y agradable. Y es precisamente lo que Andrés Ocejo proyectó para ofrecer una terraza y un espacio en el que sus visitantes puedan sentirse como en su casa, sin tener que ver por los servicios o el mantenimiento.

Al entrar a Brocante el visitante encontrará un espacio techado, con sillones vintage en piel y otros más contemporáneos forrados en tela de un suave purpura, y destaca una alfombra creada especialmente para este espacio, pues 
retoma el patrón en rombos que se usó en el piso cerámico que se extiende por toda la terraza. El espacio mezcla cristal, madera, concreto y piezas contemporáneas con antigüedades, para obtener un estilo ecléctico-contemporáneo. Cuenta con una barra forrada de latón, que le da un contraste elegante y chic, además está equipada y preparada para satisfacer un servicio de barra profesional.

El espacio está orientado para recibir pequeñas reuniones, por lo que cuenta con una cocina profesional bien equipada. La terraza es el espacio predilecto, y posee una vegetación discreta, pero refrescante; con macetas que delimitan el espacio, sillones perfectamente ubicados frente a la chimenea, siempre con el objetivo de extender las reuniones en un ambiente confortable, como de casa. De nueva cuenta, todos los detalles están pensados para facilitar un catering o cóctel, pues la barra de mármol de gran formato y el bar están a la mano.


Por Poly Tellez

Fotos: Alfonso de Béjar

Share: