Una colección vanguardista y un desafío para los sentidos. La tensión creada entre sus formas y la disipación entre sus líneas que contrastan el espacio con la simplicidad del blanco y la complejidad del negro.

Richard Yasmine es un arquitecto de interiores y diseñador de productos, quien con una imaginación envidiable ha creado un mundo imaginario como un lugar de simulación para probar nuevas ideas y hacer creaciones materiales como objetos funcionales inspirados en la vida cotidiana, en emociones y el cuerpo humano, la fisiología, sus necesidades y el interior. Aparte de siempre incorporar un enfoque fresco muy apegado a la cultura y tradiciones del Medio Oriente específicamente el saber hacer y el espíritu libanés dentro de la receta de toda obra a la que le da vida.

Yasmine se identifica como un creador que nunca tiende a encontrar la diferencia entre la realidad y la imaginación, lo cual ayuda a crear objetos de diseño intrigantes y controvertidos con un complejo proceso de producción, que es lo que hace de su trabajo tan distintivo. Su última colección, “AFTER AGO”, es una oda a un arco, un homenaje a una ciudad y una elegía de las almas perdidas que describe como almas convertidas por completo en objetos de fantasía emocional que tienen como fin transmitir sobre todas las cosas funcionalidad mientras permanecen atemporales y esculturales.

La híbrida colección inspirada en el movimiento metafórico del posmodernismo y el estilo Memphis, en donde cada uno de los objetos tienen una interpretación de elegantes líneas que emiten al Art Deco y que estiran su longitud hasta el Brutalismo.

El arquitecto de interiores y diseñador busca promover con la colección en su totalidad el uso de líneas simples para crear una gama infinita de objetos reflexivos y mínimos. Hecha a mano, las piezas están pintadas a mano con múltiples materiales como espuma, yeso de hormigón ligero, acrílico, cerámica y arcilla. La intensa experimentación que determina el trabajo de Richard no desconoce esta colección, sino que, a través de bocetos de arcos giratorios y volteados, logra evocar formas transformadoras prominentes y audaces, mientras utiliza la geometría y diferentes procedimientos que comienzan con los principios de insertar, intersecar, extruir y desviar, lo que ayuda al proceso de abrazar el esplendor de la importancia de las curvas en cada pieza y al mismo tiempo, generar un asiento, una estantería, una mesa, una bandeja o un jarrón, por mencionar algunos.

Yasmine traduce la alteración entre las rayas blancas y negras como una ilusión dramática del caos interno y espacial, y el uso del color como elemento primordial para emitir emociones y conceptos. El negro principalmente, misterio. Que lo asocia con el futuro desconocido y a un pasado indeseable o triste, mientras que el blanco lo considera el color de serenidad y seguridad. La atracción de opuestos y su función en donde el negro atrapa el espacio y el blanco lo abre, el negro evoca sofisticación y el blanco busca comunicar inocencia y simplicidad.

La conceptuosidad icónica que existe detrás de todos los proyectos de Richard frecuentemente comprende un proceso confuso que siempre resulta en impecables y precisas creaciones que no siguen ningún periodo o tendencia específica, sino que buscan ser un reflejo de su propia imagen.

Por Yarin Miranda Robles

Fotos Cortesía de Richard Yasmine

Share: