Una cualidad natural logra que la arquitectura involucre al usuario con el entorno. En esta casa en San Pedro Garza García, recorre por todos sus espacios felicidad y tranquilidad.

Casa Abierta es el balance perfecto entre la arquitectura y la naturaleza al encontrar el equilibrio ideal entre la simpleza y la funcionalidad del interior con el exterior.

Esta casa se proyectó pensando en lograr una conexión con a la naturaleza, la idea fue privilegiar vistas hacia el exterior, pero lo más importante era que sus moradores pudieran tener facilidad de acceso a los jardines.

El área de la terraza y la alberca tiene espacio para cinco camastros y acceso al baño de visitas que cuenta con un área para cambiarse. A un lado, en el jardín privado inmerso en un extraordinario paisaje, un fogatero es ideal para admirar el cielo por las noches.

El arquitecto José Luis Sánchez Soto la describe como un traje hecho a la medida para sus dueños. La residencia ubicada en San Pedro Garza García Nuevo León, México, promete ser un espacio armónico que se encuentra en el balance ideal entre la arquitectura y la naturaleza. En el proyecto se buscó una arquitectura limpia y sin complicaciones de diseño, lo cual se retomo en el diseño de interiores al crear ambientes simples, en donde los materiales enriqueces la pureza de los espacios.

“Para lograr la versión ideal de nuestro lenguaje arquitectónico, los espacios se desenvuelven desde el respeto por el terreno. La entrada principal da lugar a el recibidor de la casa que, al entrar, un árbol que se rescató y se mantuvo su ubicación del terreno, enmarca la vista detrás de una gran ventana que da la bienvenida. Le damos protagonismo a las vistas de 360 grados, para apreciar el paisaje, prácticamente desde cualquier ambiente de la casa”, comenta el arquitecto José Luis Sánchez Soto.

La concentración de todas las áreas de convivencia en un mismo espacio en donde la entrada de luz y la vista que envuelve la estructura en conjunto logra amplitud y la sensación cálida de estar en casa en un lugar cómodo y acogedor para convivir.

Con iluminación natural que baña todos los espacios por las grandes ventanas, los colores sobrios que se eligieron para ciertos muebles y la habitación principal en tonos tierra, se logró complementar con la estética minimalista y el resto de los espacios blancos que envuelven la residencia. El mobiliario es una de las características especiales de cada uno de los ambientes. La combinación de distintas marcas y diseños hechos a la medida especialmente para acoplarse al resto de la estética del proyecto se aprecia en la cocina, los baños o la recámara principal.

El recorrido del proyecto es orgánico y accesible, la sala, el comedor y la cocina se encuentran en un mismo espacio con el fin de lograr un “open living”, el cual se decidió mantener todo a la vista del usuario y concentrar todas las áreas de convivencia en un mismo espacio lo cual resulta en amplitud del espacio.

Distribuido en un terreno de 3,000 metros cuadrados, el proyecto busca darles protagonismo a las vistas y la entorno al apreciarlo desde cualquier punto de la casa.

Los materiales como la madera aportan calidez a las habitaciones, el mármol y la piedra en los baños le brindan al espacio una sensación natural con una sofisticación delicada y depurada. El baño principal busca la sensación de relajación al momento de usar la tina, al utilizar la vista como un elemento esencial en el diseño, la vista del usuario es excepcional.

El dinamismo entre el interior y el exterior en una residencia que encuentra en la sofisticación su máxima expresión en lo depurado y en lo esencial tanto a diseño como arquitectura y resulta en un hogar armónico excelente para la relajación y tener espacios de reunión.

El jardín de la casa cuenta con una alberca con un área especial para cambiarse con un baño de visitas el cual permite la entrada a la casa al mismo tiempo que mantiene la mayor privacidad.

Casa Abierta busca ser uno de esos preciosos lugares donde te conectas con la naturaleza, en donde encuentras un refugio armónico y sofisticado con la certeza de vivir en un verdadero privilegio.

“La circulación se acompaña de una vista espectacular hacia los cañones y la sierra madre, el color blanco en las fachadas y el interior logra destacar la construcción dentro del paisaje.” -Arq. José Luis Sánchez Soto

Arquitectura dosdoce Alta Arquitectura

Por Yarin Miranda Robles

Fotos Cortesía dosdoce Alta Arquitectura

Share: