Esta residencia representa la arquitectura contemporánea que se está creando en Brasil. Es fuerte, honesta y siempre inmersa en un paisaje espectacular.

El imponente muro de ladrillo abraza el jardín de la entrada además de ofrecer protección desde la calle y crear un juego de luz gracias al diseño cóncavo y convexo.

Uno de los factores más importantes a la hora de diseñar es el clima específico del sitio. Esto a menudo puede presentar desafíos cuando se trata de climas extremos y es necesario utilizar materiales especiales que se adapten a las condiciones. Sin embargo, Brasil y su clima privilegiado pueden estar a favor de un arquitecto. Aquí, Sudio mk27, creó una vivienda que difumina la transición entre el interior y el exterior. En esta residencia en Brasil, el estudio de arquitectura tomó la topografía como elemento esencial para el diseño y logró llenarla de luz natural con una estructura que respeta el espacio como parte fundamental para su desarrollo.

Casa Plana es un ejercicio radical de horizontalidad, aspecto que el estudio suele explorar con frecuencia. En este proyecto, al buscar que fuera parte del entorno que la rodea, la estructura está discretamente insertada en el punto más alto de una parcela lo que favorece la topografía existente. Es por eso que la presencia que deja la vivienda se siente fuertemente en la huella del terreno, más que volumétricamente. Su esencia horizontal se repite en los elementos que complementan la estructura arquitectónica y se rompen con elementos de formas orgánicas en el diseño interior.

El desarrollo del proyecto fue una experimentación y un ejercicio de composición, el cual incluye características funcionales en cada una de sus plantas y espacios pensados para no alterar el ecosistema. El diseño de la azotea es un claro ejemplo, al ser la quinta fachada del edificio, lugar en donde se colocaron paneles solares y lucernarios, y en donde el diseño del techo verde imita al césped circundante con la finalidad de contribuir al confort térmico de la casa.

En cuanto a la estructura, la losa es una plataforma rígida que no se apoya en vigas sino directamente en pilares metálicos en forma de cruz, que se distribuyen modularmente en tres ejes. Bajo el techo se dividen el área social de la privada en donde la primera resguarda las áreas de servicio, un gimnasio, una sala de televisión y un espacio de juego. En el segundo se encuentran cinco dormitorios cada uno con su baño y su vestidor. Aunque la gran residencia tiene interiores de lujo, las terrazas exteriores ubicadas en los extremos son las verdaderas estrellas. Con la capacidad de abrirse o cerrarse completamente mediante puertas correderas de vidrio, transforman toda la casa en una sola terraza.

Los interiores engloban una serie de muebles bajos hechos de madera maciza, con piezas de mobiliario modernas y otras que resaltan con el resto del diseño, este busca la mejor disposición de los espacios por lo que se dejó suficiente espacio para dar paso a una circulación orgánica y fluida entre el mobiliario y los paneles que dividen los espacios.

En su interior, un muro vertical hecho de ladrillos macizos dispuestos en sólidos y vacíos define las diferentes relaciones entre los espacios internos y externos. El muro, que suele ser símbolo de división y aislamiento, en este proyecto, es, como lo describe el despacho, a veces cóncavo y otras convexo, su imponente estructura abraza el jardín de la entrada y crea transparencias además de ofrecer protección desde la calle. Su textura de ladrillo contribuye a crear un ambiente acogedor que deja fluir la luz a medida que pasa el día. Casa Plana está diseñada de tal forma que todos sus elementos constituyan un universo propio, su esencia tectónica se rompe con la naturaleza que la rodea, dando lugar a el balance perfecto que resulta en una residencia excepcional.

Arquitectura Studio mk27, Marcio Kogan + Lair Reis.

Diseño de Interior Studio mk27 – Diana Radomysler.

Por Yarin Miranda Robles

Fotos Fernando Guerra

Share: