En el marco de los 100 Años de Ánfora y los 50 años del Centro de Investigaciones en Diseño Industrial de la UNAM, se forjó una alianza educativa, para que los futuros creativos de México adquieran conocimientos profundos sobre cerámica y se familiaricen con esta gran industria mexicana.

MAGNOLIA. Retomando las flores icónicas que inundaron la década de 1960 se creó un trío de platos que llevan modernidad a cualquier mesa, su limpieza formal los hace combinar con cualquier mantelería.

Como resultado de esta alianza, se presenta una serie de once soportes gastronómicos y otra serie de cinco botellas, que actualmente se encuentran dentro del catálogo de Ánfora Studio. En estos momentos y a pesar de la situación sanitaria que azota al mundo, el compromiso de Ánfora Studio sigue en pie, y de manera remota un nuevo grupo de alumnos de la UNAM reciben apoyo y asesoría para desarrollar la tercera serie de objetos, que esta vez serán accesorios para las mesas mexicanas.

La primera serie de objetos tomó como línea creativa los distintos acabados que Ánfora ha dado a sus vajillas durante los 100 años que las ha fabricado, cada equipo de alumnos eligió una década y tomó sus gestos característicos, traduciéndolos a platos.

K’OX. Colección inspirada en los muralistas de la década de 1920, en la nacionalidad y en la masividad de los sitios arqueológicos prehispánicos.

La segunda serie de objetos usó las celebraciones mexicanas como eje, pensando en la gran fiesta que Ánfora tiene en 2020, su primer siglo; y cómo en nuestro país no hay fiesta sin tequila, se diseñaron cinco botellas de esta bebida que rompen con los paradigmas y plantean nuevas formas de vivir la experiencia de la fiesta poniendo a la cerámica como protagonista de la mesa.

NIXTA. A partir de la forma en la que se une la mazorca a la planta, se abstrajeron geometrías principales para crear hitos de altura en las mesas.

Por Natalia Márquez

Fotos de Ánfora Studio

en el tiempo.

Share: