Dualidad y estilo, Alexandra Silva Joyería.

Piezas con un profundo sentido de pertenencia. Cada una de ellas se muestran sofisticada e irremplazable.

El primer significado que se encuentra de las bellas artes las define como las principales disciplinas artísticas y el buen uso de la técnica. Aunque la joyería dentro de la academia no es considerada una de las bellas artes, por generaciones ha sido una forma de representar la belleza con una inmensa dedicación por la técnica y lo que cada joya representa sin importar la cultura, estos atesorados objetos son una clara interpretación de la belleza.

Cuando hablamos de la historia de la moda, los perfumes, las joyas, muchos pensamos en París, la Ciudad de la luz, como un claro referente de dichas disciplinas. Para la diseñadora mexicana Alexandra Silva, este inigualable lugar fue en donde encontró su verdadera vocación y su pasión por crear joyería.

Maravillada por la vida en la capital francesa, Alexandra se trasladó a Florencia, Italia en donde se especializó en diseño y fabricación de joyería para crear lo que hoy es su línea homónima como una reflexión de su historia y su estilo personal el cual describe como “clásico vanguardista”.

En un momento de la historia, en donde, como consumidores, nos encontramos en la constante búsqueda por lo esencial en cuestión de forma, color y concepto, las piezas de Alexandra Silva se colocan en el perfecto equilibrio en donde cada una de ellas es simple y peculiar a la vez. Limpias, ligeras y elegantes, están dedicadas a la mujer contemporánea.

La marca, es una oda a la feminidad y la fuerza que esto representa, inspirada en la arquitectura, el arte, la moda y detalles que se cruzan en su vida diaria, los diseños de Alexandra hechos en oro y plata, pretenden transformarse con las distintas personalidades que se las pongan, de manera que las piezas crean así su propio idioma y encuentran su lugar ideal en la dualidad del día y la noche.

Definida como “una parte especial de cada uno, y lo que representa cada uno como persona”, Alexandra ha creado una marca que no encuentra límites en un peleado nicho de mercado, con la cual su creatividad y su percepción se traducen en piezas atemporales que representan su concepto y su objetivo, tanto, como su propia versión de ser.

“Hago joyas con una mujer específica en mente: una mujer que puede lograr verse femenina pero fuerte sin esfuerzo, que es independiente y obstinada, una mujer que sabe lo que quiere y va a buscarlo”.  – Alexandra Silva

Por Yarin Miranda Robles

Fotos Cortesía de la marca

Share: