El amor fue lo que trajo a la diseñadora española Olga Prieto a México, pero lo que desconocía al llegar era que encontraría aquí su fuente de inspiración para lo que hoy es su pasión y que comparte en cada una de sus colecciones, piezas inspiradas en el pasado de México que se fusionan en virtud de su manera de vivir y contemplar el presente.

Un mundo deslumbrante, colores que seducen la vista y los sentidos, y la energía que se posee al contemplar la detallada labor de los artesanos en cada una de sus creaciones, entre otros motivos, fue lo que incitó a la diseñadora para materializar sus diseños de la mano de artesanos mexicanos; las joyas no cuentan con un boceto previo, mucho menos con moldes para su elaboración, cada pieza esta inspirada en gemas, zafiros, esmeraldas, aguamarinas y rubís, cada piedra es seleccionada una a una en función de resaltar y aprovechar sus propias formas y peculiaridades, y es así como estos elementos se convierten en la esencia que rodea cada colección, cada joya es única.

Quién posee una de sus piezas cuenta con un tesoro único e irrepetible, la diseñadora enaltece que solo con las manos, con la ausencia de procesos mecánicos de elaboración, es como se logra crear piezas únicas, la joyería de Olga esta hecha para enaltecer la belleza de lo irregular, el encanto de lo imperfecto.  

La conexión entre el proceso de diseño y la filosofía de vida de la diseñadora es eminente, en tiempos donde hemos aprendido a apreciar más y mejor la bondad de la naturaleza, y así como también hemos sido testigos de la vulnerabilidad a la que se enfrenta un mundo donde los recursos son vastos pero no inagotables, es una gran satisfacción saber que cada día son más los diseñadores que proyectan sus obras de manera responsable y consciente hacia un mejor futuro para nosotros, los amantes del diseño y el arte.

La colección NATURA que significa nacer, es una temporada que marca un renacer para la diseñadora, una mirada nostálgica a sus raíces y el redescubrimiento de su vida en su tierra natal.

Las hojas que caen de los árboles en temporada de otoño son la pieza principal de inspiración; asimétricas, irregulares e imperfectas, la distinción de las colecciones Olga Prieto; la colección emana en un tiempo más tranquilo, un tiempo sin premuras y con incontables días para experimentar y crear, el resultado, piezas en tendencia que van de la mano con joyas atemporales que renacen en algo fresco y nuevo.

En la colección predominan la Labradorita que es la piedra de la transformación, la Aguamarina, la piedra de la protección y el Granate, la piedra de la valentía, tres piedras con mucho simbolismo y cuyas propiedades son clave para afrontar esta época tan difícil.

Las fotos de la campaña fueron hechas en familia y en casa, sin duda es una campaña con un apego y significado muy especial para la firma.

Por Leonor Torres Sanz

Fotos cortesía de Olga Prieto

Share: