Para 2021 Rolex presentó sus últimas creaciones, fruto de su savoir-faire único. Los modelos han sido concebidos como una invitación a la exploración, ya sea geográfica, técnica o estética.

Se dice que la esfera es el rostro del reloj. Para Rolex, se trata también de un concentrado de energía que cobra vida desde el momento en que ve la luz. Pero las nuevas esferas del Datejust 36 y del Cosmograph Daytona custodian otras fuentes de energía, únicas, ancestrales. Una se cristalizó en las profundidades de la Tierra. La otra surgió de los confines del sistema solar. Esta vibración elemental es la que da vida a las esferas de Rolex, gracias a la experiencia y el savoir-faire de sus artesanos. Las esferas de los nuevos Oyster Perpetual Datejust 36 lucen un motivo de palmeras, el cual está inspirado en los bosques tropicales o acanalado, que retoma un auténtico rasgo estético de Rolex. Verde oliva, plateadas o doradas, se obtienen a partir de materiales que provienen de las eras más remotas, como el cobre, el cinc, el níquel, el cromo, el titanio y el silicio, y mediante técnicas punteras que les confieren sus intensas y profundas tonalidades metálicas.

Los nuevos Oyster Perpetual Cosmograph Daytona se presentan en oro amarillo, blanco y Everose de  18 quilates. Sus esferas de meteorito son portadoras del recuerdo de una energía que ha surcado el tiempo y el espacio. Este material presenta motivos que se formaron a lo largo de un dilatado proceso de varios millones de años, por el que el núcleo fundido de un asteroide que viajaba a través del cosmos se enfrió. Rolex selecciona el meteorito metálico con arreglo a unos criterios estéticos muy estrictos. Cada fragmento posee una estructura interna inimitable, lo que convierte a los Cosmograph Daytona con esfera de meteorito en piezas absolutamente únicas.

Los movimientos de todos los relojes Oyster Perpetual y Cellini de Rolex son certificados por el COSC (Instituto Oficial de Pruebas de Cronómetros Suizos), y posteriormente se ponen a prueba para verificar su precisión, sus prestaciones y su fiabilidad. La certificación de Cronómetro Superlativo, simbolizada mediante el sello verde, confirma que cada reloj ha superado con éxito las pruebas llevadas a cabo por Rolex en sus propios laboratorios. Estos son auditados periódicamente por un organismo independiente.

El término Perpetual, que aparece en todos los relojes Oyster, es una filosofía que representa la visión y los valores de la marca, una perpetua búsqueda de la excelencia que el fundador Hans Wilsdorf transmitió a la empresa. Así, Rolex es artífice de numerosas innovaciones, entre las que destacan el Oyster, primer reloj de pulsera hermético, que vio la luz en 1926, y la cuerda automática por rotor Perpetual, inventada en 1931.

Por Natalia Márquez

Fotos de Rolex

Share: