Luciano Gerbilsky presenta su primer libro dedicado a la labor de diseño que desarrolla su despacho de arquitectura. Para él no es importante crear un estilo, pues prefiere la libertad y la felicidad de crear algo siempre distinto.

¿Qué representa para Luciano Gerbilsky Arquitectos la presentación de libro?

Estamos muy contentos en el despacho de tener la oportunidad de publicar nuestro primer libro con los proyectos más destacados y también tenemos la suerte de tener una editorial increíble como AM EDITORES, que nos ha ayudado de principio a fin en un arduo trabajo que iniciamos a finales de 2018 y recién terminamos, llegando a distribución a finales del 2019.

AM EDITORES tiene una trayectoria de casi 20 años y están prácticamente en todas las librerías en México y en buenos espacios en el extranjero.

Sí, la verdad nos ha apoyado en cada detalle de todo el proceso, en la selección de fotografía, contamos con un gran fotógrafo detrás que es Héctor Velasco Facio, y la editorial esta a cada paso de la edición, Está escrito en ingles y español.

 

¿Porqué se titula “En busca de lo extraordinario”?

El titulo fue un tema muy debatido, tanto en la Editorial como en el despacho, porque teníamos que representar con ese titulo el trabajo que hacemos. Para mí desde que estudié arquitectura, que es mi vida y mi pasión, siempre estoy en búsqueda de algo, y eso es lo que el título quiere decir, para nosotros como despacho es una constante búsqueda de algo diferente, no replicar nunca las recetas, en el prólogo hablamos un poco de eso, que para mí no existe un solo estilo, no me encasillo, me gusta la libertad de
probar con cada proyecto y con cada cliente. Cuando un cliente me pide un proyecto igual a otro les digo que no, que cada proyecto es diferente, no hay proyectos iguales, y eso también es por respeto a cada persona que nos contrata. Cuando un nuevo cliente sugiere copiar un proyecto, les respondo: “Ustedes están pagando un proyecto para hacer algo personal, que funcione para ti”. De no ser así me aburriría, me gusta hacer cosas nuevas, divertirme en lo que hago. En cada proyecto siempre tenemos una plática antes con los clientes para acordar las condiciones y platicar sus expectativas.

¿Qué es lo que hace el despacho de arquitectura? ¿casas, hoteles, qué más?
Somos un despacho multidisciplinario, trabajamos en diferentes tipos de proyecto, últimamente tenemos más residenciales y hoteles, pero también estamos por entregar oficinas y proyectos de interiorismo. Siempre hay una primera vez, empecé en locales de centros comerciales con muchas marcas. Por ejemplo, realicé el VIP Lounge de American Express. Los proyectos son variados, la etapa de research es primordial, así es como trabajo, en un tiempo determinado y nos da el resultado de lo que necesitamos para empezar a diseñar. Hemos hecho muchas casas, pero todas son diferentes; en Valle de Bravo, Miami, Tulum y, por eso, dentro de cada research viene también la tarea de investigar materiales del lugar para impactar lo menos posible el entorno. Somos un despacho multidisciplinario, tenemos diferentes especialistas, dentro y fuera del despacho; por ejemplo, el paisajista, anteriormente era externo, hoy es parte del despacho.

¿Cuáles son esas grandes áreas que se necesitan para completar el proyecto de una residencia?

A mí lo que me gusta es desarrollarme, paralelamente en la carrera hice la maestría de iluminación, entonces siempre integro diseño de iluminación en cada proyecto. Hoy es esencial; es un elemento fuerte en nuestros proyectos; casi ninguna de las lámparas del libro es comprada; pues son diseñadas y fabricadas por nosotros para el proyecto. De los accesorios de interiorismo hacemos una selección, incluso ahora desarrollamos mobiliario con diferentes talleres de Guadalajara y Puebla; incluso estamos por lanzar el catálogo de lámparas y accesorios. Trato implementar en gran parte del proyecto el tema de sustentabilidad, lo valoro mucho y los clientes también, aunque a veces sean procesos que alargan el proyecto y se refleja en el costo, ya que es una mayor inversión el tener un proyecto sustentable. Pero siempre vale la pena.

¿Cuántos proyectos tiene el libro?

Son 20, y hay una sección de “proyectos futuros”. Actualmente, tenemos la suerte de desarrollar un hotel en un lugar paradisíaco: Bacalar. Este es un sitio reconocido por estar dedicado a cuidar el medio ambiente, y como hemos platicado hay que tener un cuidado extremo, están los famosos estromatolitos de Bacalar que es una piedra prehistórica que tiene una cantidad de beneficios inigualables. El Hotel se está diseñando desde un sistema constructivo prefabricado, con piezas que se construyen en Pachuca y se
trasladan hacia Bacalar, así pretendemos que haya poca gente interviniendo en el terreno, únicamente un par de grúas que van colocando bloque a bloque cada uno de estos búngalos de los que se conforma el hotel, y de esa forma intervenir lo menos posible el espacio. La ventaja que tienen estos bloques es que utilizan menos agua que en la construcción tradicional y así gracias a estas propiedades como otras en el proceso tenemos el objetivo de obtener el primer Hotel con la certificación LEED Platino de toda la
Riviera Maya.

Se trata del primer Hotel de ese tipo de acuerdo a la investigación que hicieron los hoteleros, el público pide un hotel con estas características de diseño y muestra una interacción del lujo con la conciencia ecológica y ver cómo los huéspedes lo adoptan. Estamos emocionados con el proceso, el cliente ha apoyado en comprender el tiempo que ha llevado la investigación.

“Me gustan los materiales que transmiten, que son sinceros. No me gusta imitar. Siempre busco lo más natural y me gusta mezclar, depende el lugar donde diseño es el material que elijo.

Por Natalia Márquez
Fotos de Héctor Velasco Facio

Share: