Hotel Sin Nombre, nombrado así por un diseño limpio, un espacio en blanco para descansar, explorar, bailar, celebrar, habitar rincones secretos, experimentar un baño de sueño o cualquier aventura propia, es una nueva propuesta en el mundo de la hostelería en la bella ciudad de Oaxaca.

En Oaxaca, incluso los escenarios más contemporáneos están impregnados de un espíritu embriagador del viejo mundo. Con una rica escena artística y artesanal y una arquitectura colonial preservada, la vibrante capital del estado mexicano del mismo nombre es particularmente experta en fusionar pasado y presente. Un ejemplo interesante es el recién llegado Hotel Sin Nombre de 22 habitaciones, convenientemente situado cerca del sombreado Zócalo, la plaza principal y la imponente catedral neoclásica.

El diseño es obra de Elliott Coon, una californiana avecindada, y el arquitecto portugués João Boto Caeiro. Como cofundadora de Gem & Bolt Mezcal, Coon considera que el hotel es una evolución natural. “Una cosa que me parece absolutamente cierta sobre la industria hotelera es que se trata de crear y compartir experiencias hermosas. Ya sea una cena, una instalación de arte o un brebaje animado de hierbas, al final del día todas son plataformas construidas para reunirse y celebrar”, explica. Hotel Sin Nombre es la manifestación física de ese motor social, y Coon lo ve “como un gran escenario”. Ciertamente, hay una sensación de teatralidad, aunque discreta, que impregna el Hotel Sin Nombre. Boto Caeiro quería “honrar la arquitectura tradicional y vernácula” con intervenciones de diseño mínimas, por lo que la fachada fue cuidadosamente revivida.

“Nuestra intención también era respetar la distribución original de las habitaciones y áreas públicas”, agrega. “Como tal, el tamaño de las habitaciones y el diseño del plano no son necesariamente lo que crearíamos si hubiéramos comenzado desde cero, pero si se mantienen los planos de planta originales, también se puede experimentar la esencia holística del edificio”. Para exhibir la estructura de la mansión, Boto Caeiro recurrió a las pinturas calcáreas y a base de tierra, así como a la piedra caliza local, llamada cantera, para el piso y las columnas, un material que se encuentra en las casas de toda la región.

Siempre que fue posible, los elementos se renovaron en lugar de reemplazarlos, como las columnas de piedra originales. A lo largo de las décadas, habían estado cubiertos de capas de pintura, pero Boto Caeiro las eliminó para revelar sus verdaderas formas. Las columnas que no se pudieron salvar se cambiaron por nuevas iteraciones de piedra caliza talladas en las mismas dimensiones. Nopo, pino y pucte, maderas autóctonas del sur de México, también se incorporaron al esquema de diseño.

“Elegimos una paleta de colores blanco y pálido para enfatizar aún más el juego arquitectónico con luces y sombras”, señala Boto Caeiro. Que uno pueda esconderse fácilmente todo el día en las discretas habitaciones, con sus camas de plataforma de madera y fotografías del artista mexicano Alberto Ibáñez en una era donde la privacidad y la soledad son de suma importancia, es una bendición. Pero cuando llega el momento de aventurarse, hay varios espacios diferentes para esparcirse, incluida la pequeña biblioteca, el restaurante vegano oaxaqueño a cargo del chef Israel Loyola, que sirve paletas de kombucha, y la piscina en la azotea, iluminada por una instalación de neón del artista mexicano Sabino Guisu. Lo más destacado es el patio central bañado por el sol. Coronado con una cúpula de cristal, se viste con arcos, mesas bajas y cojines que le dan un aire marroquí relajado, pero el puñado de cactus y almohadas y alfombras cosidas por artesanos que evocan el rico legado textil de Oaxaca es decididamente mexicano. Es un espacio común, observa Coon, que fomenta el diálogo entre extraños, incluso si las conversaciones deben ser socialmente distantes por el momento. “Me gustaría que la gente se llevara un sentido renovado de conectividad de su visita”, dice Coon. “En un momento en el que todos nos sentimos cada vez más alejados y desconectados, y esto tiene un gran valor”.

Restauración + Arquitectura Interior João Boto Caeiro + Elliott Coon

Fotos Hans Valor + Lexus Gallegos – Hotel Sin Nombre

Por Alfredo Marchant

Share: