Hacienda 1800 en Cuatro Ciénegas es una joya bien cuidada en Coahuila. Este destino al norte del país es un imperdible para el viajero exigente.

La arquitectura de la Hacienda 1800 comparte el asombro con la arquitectura natural de las áreas protegidas que realmente son un lugar imperdible para visitar.

Al norte de México, con un clima desértico como escenario, los ambientes pueden ser inimaginables, en donde por siglos han sido explorados, explotados y atesorados. En Cuatro Ciénegas, Coahuila, un pequeño pueblo colonial, se encuentra la Hacienda 1800 cerca de la espectacular Área Natural Protegida de Cuatro Ciénegas.

La hacienda es nada menos que un oasis boutique en el desierto, en donde jardines y amenidades de lujo le dan a su esencia tradicional un toque sofisticado y único. Con 34 habitaciones, dos suites, una villa para hasta 6 personas y albercas al aire libre, el hotel es más que solo una hacienda acondicionada para ser un hotel. Ubicada en una zona privilegiada, existe la posibilidad de visitar bellezas naturales como las minas de mármol, las dunas de yeso en donde el hotel puede organizar experiencias inigualables, el río Mezquites y la piscina azul y regresar al lugar ideal para descansar y terminar con broche de oro aventuras sorprendentes como en ningún otro lugar.

El estilo tradicional mexicano es único. Sus grandes haciendas representan gran parte de nuestra cultura y tradiciones que con el tiempo se han transformado para ser lugares excepcionales como hoteles boutique que, con una pequeña restauración y detalles contemporáneos, se han convertido en destinos que, sin importar el origen, las visitas son inolvidables.

La esencia de este lugar es especial, cada calle y cada esquina, es por lo que vale la pena vivir y explorar Cuatro Ciénegas. Hacienda 1800 se ha encargado en cuerpo y alma de preservar y compartir el tesoro de estos lugares que están colmados de magia en el aire que los recorre y la tierra que los cubre.

La maravilla de gozar una experiencia en la Hacienda 1800 se resume al disfrute de todos los detalles en todos los escenarios que son parte de ella. Pero la verdadera belleza de la hacienda radica en su elevada accesibilidad para encontrar la mejor versión de lo que buscas vivir ya sea en familia, pareja o con amigos. La comodidad, así como la aventura es increíblemente importante para el hotel y sus dueños quienes pretenden que sus huéspedes se sientan como en casa mientras disfrutan del paraíso que es Cuatro Ciénegas.

La estética minimalista que envuelve a la hacienda deja respirar los detalles tradicionales y hace que cada espacio sea un lugar de ensueño que inspira sin cesar a quien cruza por sus pasillos.

Por Yarin Miranda Robles

Fotos Yarin Miranda & Cortesía Hotel 1800

Share: