Cada centímetro cuadrado de este departamento en Ciudad de México es un testimonio de estilo y espíritu sofisticado.

Serrano Monjaraz arquitectos tiene una clara línea de diseño. Su estilo es refinado y de estética precisa, para este departamento desarrollaron un proceso de refinamiento gradual en donde todas las decisiones de diseño tienen una razón de ser.

El interiorismo es un tenue montaje entre el mobiliario y los acabados con el fin de lograr una progresión de grises en cubiertas, los muebles y tapetes para resaltar la calidez del nogal y otros textiles.

Con el objetivo principal de lograr que el espacio se transforme a través de los años con elegancia, los materiales y objetos decorativos se eligieron por contener una esencia clásica y contemporánea al mismo tiempo.  Con esto en mente, y como requerimiento de los dueños, el departamento está proyectado para optimizar el espacio en su totalidad. Cada ambiente debía ser útil y funcional, además de contener la sensación de estar dentro de una casa, pero con vistas extraordinarias por la altura que posee este penthouse. Así, cada vista fue enmarcada para aprovechar la gran terraza y así unificar el interior con el exterior. Con la premisa de generar espacios multifacéticos, la terraza fue un espacio en donde el reto surgió al momento de incluirla en las actividades del día a día, por lo que se buscó darle un toque más acogedor y residencial. El espejo de agua que viste la terraza, del cual surge un árbol, le da vida al espacio y remite el estar cerca de la naturaleza, mientras se admira una vista espectacular del poniente de la Ciudad de México.

Elegante, suave y tonos neutros son los ingredientes principales de este departamento, complementándose con una sobria paleta de materiales como mármol, madera y un panel de fibrocemento. Gracias a la relación de estos materiales se logró mantener una propuesta de estilo atemporal, mientras se celebra un equilibrio estético y elegante. Las proporciones de la arquitectura son idóneas y las escalas se modifican para hacer más confortable los espacios privados de los sociales. Así cada espacio logra tener su personalidad y cumple su función. Este es un trabajo integral, que se proyectó desde el inicio para lograr que la arquitectura y el diseño interior se mantengan con el mismo lenguaje.

La filosofía sustentable de la firma es muy importante, por lo que se implementaron sistemas de recirculación de agua caliente que reduce el consumo de gas, sistemas de aireación en los baños, iluminación LED para reducir los consumos de luz, además de adaptar un sistema inteligente que permite monitorear las zonas utilizadas y apagar automáticamente aquellas que por accidente se dejaron prendidas, así́ como controlar la intensidad de los consumos y reducirlos al mínimo cuando así́ sea necesario.

Algo que es muy representativo del despacho de arquitectura, es su forma de manejar los espacios a través del volumen, por lo que el diseño base de este departamento son volúmenes de los tres materiales que separan cada uno de los espacios. La transparencia del cristal permite el paso de luz al vestíbulo, mismo que proviene del jardín central. Al atravesar este último espacio, una primera vista panorámica de la ciudad se proclama con el eje rector de la circulación del resto de los espacios y un pasillo paralelo al árbol central hace evidente el sistema acristalado de su envolvente, y permite una vista general a través de todos los espacios del proyecto.

La simpleza en la que el mármol envuelve el piso y lambrín, y convive en sincronía con la luz y la calidez que esta propone en los ejes de comunicación libres de ornamentos, permiten albergar un único elemento escultórico que son dos alas talladas en resina que conducen al área social de la familia con tres módulos dispuestos de forma rectangular con distintos anchos, en donde se desenvuelven el área de servicios como los espacios formales e informales.

La sala y el comedor, separados de la estancia familiar y divididos sutilmente por un elemento multifuncional se resuelven con vistas panorámicas de la ciudad. Aparte, tres habitaciones y una ludoteca conforman el área privada de la residencia en donde se conjuga un esquema de exclusividad, elegancia y sencillez en una propuesta de modulación contemporánea que divide las funciones del espacio a través del mobiliario y de una chimenea nata de la arquitectura del proyecto.

La decisión de minimizar la paleta de materiales resulta en la simplificación del diseño en su totalidad, lo cual dio pie a que los elementos en tonalidades monocromáticas que lo conforman se mimeticen con el espacio. El diseño conforma un equilibrio en donde todas sus características interactúan en armonía, el mobiliario se integra de forma sutil y los elementos decorativos son la esencia de la familia y lo que le de vida a cada espacio.

“Propiciar la convivencia familiar fue el eje central del diseño, por ello se propusieron espacios amplios y multifacéticos que pudieran adaptarse a las actividades y eventos de la familia.” – Serrano Monjaraz arquitectos.

Arquitectura interior de Serrano Monjaraz Arquitectos

Por Yarin Miranda Robles

Fotos Jaime Navarro

Share: