En León, Guanajuato, se ha proyectado una residencia con materiales naturales y líneas puras, con un diseño funcional e intencional, pensado con practicidad y atención al detalle.

La fachada, vista desde el exterior, es una pasarela perimetral con la capacidad de modificarla al abrir o cerrar los balcones. Desde el patio y hacia las habitaciones se logra una transparencia que permea las vistas hacia el exterior.

Fue el arquitecto Le Corbusier quien dijo, “la geometría soluciona los problemas de la arquitectura.” Pareciera obvio, ya que, al admirar una estructura, nuestra mente asocia con lo más básico que es una figura geométrica. La arquitectura ha evolucionado y se ha transformado con el paso del tiempo desde hace siglos, pero su base, sin importar los diferentes estilos, tal como en la naturaleza, comienza con el estudio de la geometría. Casa L es una residencia en León, Guanajuato, proyectada por el taller de arquitectura TACTIC-A.

Su programa arquitectónico es claro y contundente, emplazada en un predio triangular, soluciona su distribución con los principios de la geometría, tal como lo explicaba el arquitecto francés hace décadas, al desarrollarse con un entendimiento muy claro y arraigado a las bases de la arquitectura, al comenzar por adoptar la posición de los dos catetos del terreno y adaptarlos como espacios necesarios y funcionales y crear un gran patio como el centro de la vivienda y de los espacios públicos.

Su diseño brutalista en esencia, encuentra en la simpleza de la forma y la crudeza del material que la contiene, un lenguaje depurado que juega con la dirección y el espacio para concebir una casa completamente contemporánea. Dividida en dos plantas, en donde la baja desarrolla los espacios públicos y en el alta, el uso privado se desenvuelve cubierto por una celosía de madera la cual, vela el espacio con el fin de regular la temperatura y controlar el asoleamiento del interior, aparte de conformar una importante característica para el diseño del exterior.

En la planta baja, el patio triangular se conecta con un segundo patio, menor en dimensión, el cual funge como el vínculo entre la sala y el comedor, tiene un espejo de agua para disminuir la temperatura de la casa mientras que aporta humedad al ambiente de las áreas sociales. Hacia el otro lado, el mismo patio se convierte en cochera y se une con un jardín.

El desarrollo del diseño se desenvuelve con un orden sencillo que logra sacarle el mejor provecho a todos los espacios de la locación. Cada elemento del diseño es completamente práctico e intencional. La fachada, por ejemplo, puede abrirse o cerrarse desde las distintas habitaciones hacia el patio y permear las vistas hacia el exterior. Por otro lado, la barrera que divide al exterior del interior hecha de materia vegetal densa filtra el aire que llega desde afuera al estar en una zona altamente transitada.

El proyecto tiene el balance perfecto entre la forma y la función, la visión arquitectónica es clara y sin adornos. Los materiales en su estado natural y su posición prometen una solución a distintas cualidades que resultan en una estructura atemporal con un diseño elegante y preciso.

Taller de arquitectura TACTIC-A

Por Yarin Miranda Robles

Fotos Claudia P. Campos y Víctor G. Hernández Reyes

Share: