Una casa ideal para vivir de manera franca y elegante, con piezas de mobiliario creadas específicamente para cada espacio. Con el diseño se ha buscado la atemporalidad y un estilo de vida dinámico y sin complicaciones.

Esta es una residencia que se proyectó con la premisa de darle vida a un cascarón y tratarlo como un proyecto de vida. En un espacio de 602 metros cuadrados, el programa arquitectónico se desenvuelve en cuatro habitaciones, dos salas de estar, una biblioteca, sala con bar, comedor, cocina y terraza. Los dueños tenían un objetivo claro; vivir dentro de una atmósfera atemporal y acogedora. Para lograrlo buscaron a la diseñadora Margaret Bissú, pues ya conocían de su trabajo y su estilo les parecía el más adecuado para llevar a cabo su deseo de una vivienda vestida con piezas y elementos especialmente curados, que logran desenvolverse de manera excepcional para crear ambientes únicos, acogedores y prácticos.

La selección de materiales, así como el mobiliario, se basó en la idea de conformar espacios con movimiento. La piedra que viste las paredes se embellece con la luz natural al entrar por las ventanas y las áreas abiertas y, por otro lado, la madera se utilizó como material clave en muebles, puertas y acentos en cada una de las habitaciones y espacios para mantener claro y limpio el diseño.

A pesar de apegarse a una paleta neutra, Margaret creó capas de textura, calidez y personalidad. El uso de varios materiales crea un efecto multidimensional que se siente fresco e interesante. Por otro lado, la paleta de color oscila entre diversas tonalidades neutras y cálidas, con toques de gris y una celebración con acentos de color en el arte, el cual le da vida a cada rincón del hogar mientras que se crea un juego interesante con los textiles, las piezas decorativas y el mobiliario.

Muebles como la mesa circular del comedor con base de madera y una cubierta de mármol Zebra Black, se diseñó especialmente para el proyecto, así como la mayoría del mobiliario diseñado por el despacho Margaret Bissu Interior Design y fabricado en sus talleres. La combinación con piezas de diseño mexicano y otras importadas, se complementa con el arte que fue una curaduría de piezas nuevas y otras pertenecientes al archivo de la familia.

Si bien esta casa familiar tiene una imagen elegante y moderna, el trabajo de Margaret Bissú está puesto en los detalles, el piso y los materiales que envuelven las habitaciones le dan profundidad al espacio mientras que la decoración le da un carácter propio. La mezcla de objetos significativos de los dueños; piezas especialmente seleccionadas en conjunto y una iluminación arquitectónica puntual han logrado una casa que invita a compartir con amigos, descansar y vivir la vida de forma relajada sin perder un ápice de estilo.

Interiorismo Margaret Bissú

Por Yarin Miranda Robles

Fotos César Béjar

Share: