Trabajar desde casa requiere de transformar un rincón de tu hogar en una oficina temporal que invite a la concentración y maximice la productividad.

Las crisis encierran múltiples posibilidades para desarrollar habilidades y mejorar como seres humanos y profesionistas. Por ello, hoy que nos encontramos en una contingencia mundial que nos impide realizar las actividades laborales cotidianas de manera presencial, es imperativo producir desde casa en un mejor ambiente. Expertos en recursos humanos, diseño de interiores y creación de mobiliario para oficina te dan algunas recomendaciones para crear una oficina doméstica.

Encuentra el espacio perfecto

Estamos acostumbrados a los espacios multifuncionales de pocos metros cuadrados. De ahí que, sin importar el tamaño de tu casa o departamento, debas acondicionar una zona destinada formalmente para la producción de nuevas ideas, proyectos, servicios o productos. Si cuentas con un estudio, despacho, oficina o biblioteca eres afortunado pues son los sitios de trabajo por excelencia; aunque también puedes adaptar un rincón del comedor, sala, terraza o cocina.

Location: München, Buchner

Reacomoda espacios de manera inteligente

Mueve el mobiliario de lugar y cambia la ubicación de los accesorios a sitios estratégicos para crear tu rincón de trabajo, poniendo especial atención a la ubicación de enchufes, cables de conexión y módem. “El diseño de interiores puede transformar vidas y eso es inspirador. Por ello más que la comodidad y estética del espacio que quieras remodelar, debes pensar en el estilo de vida que llevas, ese es un punto clave”, asegura Andrea Pérez Hoyos, Directora Creativa de la firma Adriana Hoyos.

Apóyate en los accesorios para cerrar tu oficina

Coloca un biombo para dividir espacios, acomoda tu escritorio o mesa de trabajo a manera de muro divisorio, coloca un tapete que delimite la zona de acción, cambia un cuadro por un corcho o simplemente crea una pared con algunas plantas puestas en hilera. Esas fronteras imaginativas definirán tu espacio de productividad y no serán invadidas por otros miembros de la casa, a menos que tú lo solicites o permitas.

Busca la luz

La regulación de la luz aumentará tu productividad y evitará la fatiga visual. Y aunque lo ideal es trabajar en un espacio que permita el acceso de luz natural, Herman Miller sugiere el uso de tecnologías LED para una oficina doméstica pues, además de ser ahorradoras de energía, proporcionan la iluminación necesaria para leer, trabajar en computadora y cumplir con las tareas profesionales. Una buena opción es utilizar lámparas colgantes sobre el lugar de trabajo y de mesa con sistemas dirigibles.

Áreas ventiladas = Áreas productivas

Reiteramos que el tamaño de la oficina virtual no importa tanto como su ubicación, la cual debe tener una ventilación adecuada para mantenerte alerta y cómodo durante las horas de trabajo. Ubícate cerca de una ventana para permitir la entrada de aire o genera un ambiente fresco por medio de un ventilador eléctrico y plantas que limpiarán de manera natural el oxígeno que respires.

Genera una estrategia laboral.

“Establece un horario y síguelo la mayor parte del tiempo. Inicia tu día con una rutina personal como lo harías habitualmente, prepara una lista de tareas por orden de urgencia e importancia, y, comienza tu jornada laboral. Programa descansos y para terminar tu día laboral realiza alguna actividad que te separe del trabajo como leer, ver alguna serie, escuchar música, cocinar o ejercitarte”, recomienda Gabriela Ochoa, Directora de Recursos Humanos para Mars Petcare México

Personaliza tu área de trabajo

“Que sea funcional no significa que olvides darle tu toque personal. Puedes incluir en tu escritorio portarretratos, pues pensar en gente querida libera el estrés y reduce los pensamientos negativos. Otro tip es que el color verde te puede hacer más creativo y las plantas mejorarán tu productividad”, recomiendan los expertos de la marca líder en innovación y tendencias de diseño de trabajo, Herman Miller.

Piensa en tu salud y bienestar

Trabajar a distancia puede ser extenuante y desgastar la salud, por ello aliméntate sanamente y respeta los horarios de comida y descanso; diseña un plan de ejercicios y síguelo al pie de la letra, y en lo emocional trabaja en tu comunicación y autocontrol. Toma en cuenta también algunos detalles físicos como la ergonomía de la silla que ocupas, la posición de la pantalla de la computadora que debe estar a la altura de los ojos y tu postura frente al escritorio para evitar lesiones y reducir el cansancio.

No sobrecargues la energía

Verifica los dispositivos que conectas a tu red y procura desconectar los que no están en uso mientras trabajas. Recuerda que las redes y el internet tienen un menor tráfico por las noches por lo que convendrá descargar imágenes o archivos a horas poco comunes. También reduce el uso de la luz y desconecta los electrodomésticos mientras no los uses.

Crea escenarios bellos

Si tu trabajo requiere de videollamadas o videoconferencias procura preparar un set atractivo, en colores neutros y bien iluminado para que nada distraiga la conversación. Utiliza audífonos, prueba la calidad del enlace y la imagen, utiliza el WiFi para mejorar la señal y alerta a los demás habitantes de tu casa para que no afecten tu reunión virtual.

Ármate con las herramientas necesarias

Gabriela Ochoa, Directora de Recursos Humanos para Mars Petcare México recomienda: “Delimita horarios pero también prepárate para alguna emergencia con tus archivos o documentos críticos disponibles en algún dispositivo. Y, mantén una copia impresa de tu lista de contactos para tu equipo inmediato y de áreas como Recursos Humanos, Administrativa y/o Financiera, etc., así como de consultores, proveedores, etcétera”.

Busca el orden ante todo

Lo cual impactará en la organización de tu cerebro y te evitará distracciones innecesarias. Para Andrea Pérez Hoyos, Directora Creativa de la firma Adriana Hoyos, “Pregúntate cuál es el lugar que más usas y en el que te sientes más cómodo ya que el bienestar es la clave para lograr un ambiente idóneo para el trabajo, además del orden, los materiales, la ergonomía y la higiene como puntos clave.

Por Norma Rodríguez

Share: