En los años 70, el complejo turístico en Manzanillo, Colima se puso de moda. Hoy, se reinventa una casa de playa con detalles contemporáneos y reminiscencias balinesas.

El blanco puro de sus casas relucía entre las montañas y sorprendía a los turistas de todo el mundo que soñaban con visitar ese paraíso natural y arquitectónico. Y aunque los años de gloria para Las Hadas pasaron, la belleza del entorno sigue intacta y este proyecto rinde tributo a esa época en la que las estrellas se posaban en la arena para iluminar la noche.

La remodelación de esta casa tiene un alto contenido sentimental pues cuenta una gran historia que inició con los abuelos que hoy comparten el espacio con la tercera generación de la familia. La residencia, pertenece al proyecto original de Las Hadas y es una de las 7 casas que se construyeron en la parte más alta para los arquitectos y directores de la obra. El diseño de remodelación se basó en las vistas espectaculares de las tres bahías principales: Manzanillo, Concordia y Olas Altas; en la orientación Sur-Oeste en la que se ubica la edificación y que ofrece la mejor vista del atardecer costero, y en un concepto de lujo con acabados ultra finos.

Desde el exterior, se vislumbran espacios llenos de elegancia y refinamiento, en los que se mezclan de manera virtuosa la mano de obra, mobiliario y artesanías mexicanas de altísima calidad, con marcas de gran renombre. “Uno de los retos y aciertos de Proyectos Paraíso es exaltar los productos de nuestros artesanos mexicanos y ponerlos a la altura de mobiliario y accesorios de firmas internacionales. Tiene la mezcla justa y eso la hace aún más lujosa”, asegura Adán Cárabes.

En toda la casa destacan los detalles y la tecnología de punta, desde la carpintería hecha por manos mexicanas del despacho de Cárabes y los talleres de Óscar Montiel y María Teresa Méndez, hasta la jardinería de Salvador Govea y la domótica y audio de SmartLiving. Todo está cuidado a detalle, e incluso, vale destacar el sistema especial de iluminación creado por Proyectos Paraíso con luminarias y candiles de Diez Company, Roche Bobois, Boyer, DCW Editions, Studio Italia, Bocci, Artelinea, Apparatus y Grupo Quadro.


Haciendo el recorrido, en la planta baja se localizan las áreas sociales con acabados en mármol y un patrón circular en forma de sol con un destello, el cual nace con el tapete y se repite en la base de la mesa del comedor, las consolas con diseño solar, e incluso en algunos detalles en las recámaras con un trabajo de ebanistería fabricado en Parota. El arte se aprecia desde el vestíbulo con una banca en madera de Parota con insertos en bronce de Adán García Cárabes y una escultura del artista Jorge Luna de la Galería Oscar Román.

En la sala principal también hay diferentes piezas de arte, y destacan elsofá, las lámparas de mesa y las mesas de centro de la marca francesa Roche Bobois, así como un tapete diseñado por Proyectos Paraíso y fabricado por Estudio Balmaceda.Las sillas del comedor son de Hajj Designless y de Minotti, los candiles de Diez Company y Bocci, y el resto del mobiliario es deDiseño Proyectos Paraíso fabricado por TMTM.

La sala de televisión tiene un sistema avanzado de domótica cuya idea es disfrutar la tecnología y al mismo tiempo tener la vista directa hacia el mar gracias a la disposición de los elementos. Los propietarios buscaban una casa de playa con ciertas reminiscencias de Bali y dicho concepto se aprecia por todos lados, incluso en los baños con techos de cuatro aguas que no existían originalmente y que generan un espacio muy agradables.

En el piso superior, a través de puertas corredizas se conecta la sala de televisión con las recámaras para generar una mejor convivencia. Los muebles fueron diseñados por el despacho de Cárabes y se combinan con accesorios de marcas internacionales: “Todo está pensado para disfrutar y relajarse en pleno confort. Y hay piezas que me llenan de orgullo porque fueron diseñadas en especial para este proyecto e incluso labradas por mi mismo. Tal es el caso de unos paneles de peces que trabajé con Ricardo Esquivel y Armando Durán, artesanos de Ciudad de México, por casi un año y con mucho cuidado, mucha dedicación y estudio para lograr los efectos que buscábamos. También los baños de mármol corresponden en su interiorismo a la arquitectura de la casa y poseen acabados hechos a mano muy finos”.

Aunque el espacio cumbre de este proyecto es, sin duda, la alberca volada dos metros y medio sobre un acantilado, realizada en conjunto con BluePoint y Bizzaza con la idea de emular la grandiosidad de las playas y el mar de Manzanillo.

En el asoleadero se colocó una piedra que simula la arena y se funde con los mosaicos venecianos del interior de la piscina que se van degradando en diferentes tonalidades de azul para conformar una microplaya. “Quisimos rememorar las épocas de gloria cuando aquí se filmó la película “10 La Mujer Perfecta”, y cuenta la leyenda que el director de la cinta pidió que se lanzaran a la playa pepitas y polvo de oro para  lograr destellos dorados mientras la actriz Bo Derek caminaba como una diosa. Así es que generamos ese mismo efecto de destellos metálicos con un trabajo adosado de insertos de mosaicos bizantinos con oro y plata, además de un proyecto de iluminación con constelaciones de fibra óptica.

Al pasar el día, los destellos son muy sutiles y por la noche todo se llena de puntitos de luz como estrellas en el cielo. Es un trabajo armónico, elegante, nada opulento pues nuestro deseo es reflejar la belleza y magia de la naturaleza local”, concluye Adán Cárabes.

Por Norma Rodríguez Olivares.

Proyecto Arquitectónico, Interiorismo y Mobiliario: Proyectos Paraíso.

Colaboración: Arq. Sonia Ortega Stark y Arq. Adán García Cárabes.
Fotografías de Aldo Gracia.

Share: