Esta casa en Valle de Bravo se muestra moderna dentro de un entorno natural. También es elegante y su calidez que se ajusta a una estética que busca el equilibrio entre masculino y femenino.

“Cada volumen responde a una función y parte del programa. La casa está pensada como una casa de retiro, un lugar de desconexión y descanso donde a la vez puedan pasar temporadas largas fuera de la ciudad”. -PPAA

El estilo internacional en arquitectura tuvo su origen en la década de 1920, principalmente en Europa y Rusia, después se adoptó en Estados Unidos, y fue un periodo interesante en la historia de la arquitectura porque se crearon formas y proporciones innovadoras que rompieron con los estilos predominantes.

La casa se desarrolló en la parte alta de un terreno inmerso en naturaleza, por lo que fue parte del proyecto el dejar intacta la naturaleza y abrirse a las vistas de las maravillosas montañas.

Se consolidó en 1932 y se caracterizó por promulgar una forma universal que se encuadró dentro del funcionalismo y se alejó de los rasgos regionales. Este lenguaje de expresión que comparten muchos maestros de la arquitectura moderna, fue más que un estilo y una revolución en cuanto a las técnicas de construcción. Pero como la mayoría de los cambios importantes en la historia de la forma, esta nueva arquitectura dio cuerpo a ideas y visiones del diseño y la arquitectura que han marcado el desarrollo del diseño.

Es con esta idea hay que analizar y celebrar a despachos mexicanos como Pérez Palacios Arquitectos, quienes con cada nuevo proyecto reiteran dichas teorías y conocimientos, y crean bajo la resignificación de la forma un lenguaje contemporáneo, mientras exhiben su excepcional visión. Al ver esta casa a la que han llamado “Las Golondrinas”, no pude evitar pensar en el resto de su obra y analizar lo especial de este proyecto en específico en cuanto a la formas que la constituyen con las cuales es imposible no mencionar la importancia de la geometría en la arquitectura, que, aunque pareciera obvio, tiene en realidad, un sentido muy profundo.

Con una paleta monocromática en tonos neutros prácticamente negro, es el desarrollo del programa y cómo la geometría se desenvuelve con el entorno, en donde la luz juega con el material en el exterior y se proyecta hacia el interior, en donde el mobiliario resalta con una imponente serenidad y coherencia. En la sala, una pieza maravillosa de Caralarga y la mesa de centro hecha de un gran bloque de madera, ejemplifican a la perfección la relación entre el interior y el exterior. La paleta de materiales, clave en el trabajo de PPAA, deambula entre materiales naturales como la madera expuesta de manera minimalista, la cual comparte jerarquía con la potencia del volumen y el negro que la envuelve.

Claro está que Las Golondrinas celebra la tendencia actual por hacer arquitectura con una profunda relación con la naturaleza y crear una simbiosis entre el interior y el exterior, pero más allá de la forma y el volumen, su concepto hace de la casa algo más que ser un espacio de descanso. Ubicada en Peña Blanca en Valle de Bravo, el proyecto se desenvolvió en la parte alta de un terreno rodeado de naturaleza, la cual se dejó en su estado natural e intacta.

Creada como una casa para desconectarse y descansar, está diseñada para una familia grande con una vida social activa por lo que se buscó que la residencia fuera sumamente privada con vistas espectaculares. Organizada en tres volúmenes independientes albergados dentro de una gran cubierta inclinada, el espacio entre plantas genera una terraza techada que se vuelve el lugar social durante el día y un lugar de encuentro constante.

Cada uno de los volúmenes responde a una función y parte del programa en específico en donde en un primer bloque se encuentran las habitaciones, en otro la parte social y, por último, la cocina y los espacios de servicio. Con una comunicación orgánica que surge entre pasillos techados y semi abiertos, se convierte en una terraza techada en cada una de las partes mientras encuentra el equilibrio entre el interior y el exterior. 

Un proyecto impactante, que encuentra el equilibrio entre lo simple y lo elemental con características sumamente imponentes, que celebra ideas y tendencias actuales, mientras que aún sin declararlo, homenajea la arquitectura moderna, y, sobre todo, una vez más pone en el mapa a México como uno de los referentes más importantes de la arquitectura.

“El programa toma en cuenta que la casa fue diseñada para una familia grande y con invitados constantemente por lo que se busco que tuviera como prioridad la privacidad y las vistas”. -PPAA

Por Yarin Miranda Robles

Fotos Rafael Gamo

Share: