KALIMANTÁN | Raíces monumentales de Kalimantán

KALIMANTÁN representa el 70% de la isla de Borneo que Indonesia, comparte con Malasia y con el sultanato de Brunei. Su nombre deriva del sánscrito y significa “Isla de temperatura tórrida”

Borneo es conocido mundialmente por dos peculiaridades importantes: es la tierra de los orangutanes y es sitio de árboles monumentales. Pero a riesgo de ser obvio, las raíces de estos impresionantes árboles son tan frondosas que forman una estructura paralela al tamaño, edad y peso de las ramas en el exterior, incluso, pueden llegar a ser mayores. La profundidad a la que las raíces bajan, depende de varias cosas: del tipo de suelo, de la especie vegetal de que se trate y también de la cantidad de agua que haya en la tierra. Por lo general, cuanto más húmedo sea un suelo, más largo será su sistema radicular. Aún así la gran mayoría de los árboles, un 80% de ellos, bajan solo hasta 60 cm. A partir de ahí, despliegan sus raíces de manera horizontal. Las raíces del 20% restante pueden penetrar más de 2m bajo tierra.


La función mayor de la raíz es la transportación de agua a las hojas, a través de terminaciones minúsculas de las partes más cercanas a la superficie. Las partes viejas, muy añosas carecen de esta función y solamente dan anclaje a toda la estructura del
tronco y las ramas.

Cuando el árbol muere o es talado para su aprovechamiento industrial, las raíces eran abandonadas in situ. Sin embargo, hasta hace muy poco tiempo, los interioristas asiáticos comenzaron a darle una merecida importancia por su estética y su función
decorativa pues las raíces son una auténtica obra maestra de la naturaleza.

Desde hace años, NAMUH ha traído a México ejemplares muy importantes de raíces monumentales de teca, de madera de lluvia, de suard y de otras especies exóticas que se pueden apreciar tanto en los mejores resorts de playa como en las residencias urbanas y en las casas de montaña más exclusivas.


Por Cecilio Garza
Fotos cortesía NAMUH

Share: