La prehistoria es una de las etapas más extensas de la genealogía humana pues abarca desde el momento en que surgen los homínidos hasta la invención de la escritura. Se divide en dos grandes etapas: la edad de piedra y la de metal.

Al final de la prehistoria, durante el Neolítico (4,000 A.C.), aparecieron los primeros monumentos megalíticos, como Stonehenge, al oeste de Londres, La Naveta des Tudons en Menorca o Carnac en Francia que son los ejemplos más sobresalientes de esta época.

Con la escritura termina la prehistoria y se da paso a las grandes civilizaciones antiguas que dan comienzo a la escultura en el mundo la cual se convierte en la primera manifestación de decoración en piedra de la humanidad, inicialmente para honrar y serenar a los dioses y posteriormente para la propia sublimación del hombre.

Este proceso decorativo inicia hace 5 mil años en Egipto y tiene su esplendor más tarde en Grecia con el ornato de paredes y fachadas y posteriormente en la perfección de la escultura del cuerpo humano y después en los altares religiosos.

Esta vivencia diaria con la piedra, nos remite a lugares de ensueño como Goreme en Capadocia o la antigua Petra en Jordania, en donde sus casas-cueva y su mobiliario están tallados en la misma roca. 

 Ahora bien, mientras que la escultura puede tener un campo de fantasía ilimitado, la fabricación y diseño de mobiliario en piedra está necesariamente sujeto a ciertas normas físicas de peso, estabilidad, adecuación al funcionalismo y a la ergonomía, semejantes a las limitaciones propias de la arquitectura.

No obstante lo anterior, las artes decorativas están en perpetua evolución y hoy es trendy concebir mobiliario e interiorismo en piedra no solo con cultura, como lo hace NAMUH sino a base de elementos que aporten naturalidad al entorno personal. El diseño de muebles de piedra para interior se ha convertido en un complemento perfecto para la decoración más contemporánea.

De esta forma, la piedra natural se ha vuelto tendencia, con una estética difícil de igualar en superficies libres de porosidad ya no solo para pisos sino también para taburetes, lavabos, mesas, tinas de baño y esculturas labradas por la naturaleza.

La maravilla actual es la posibilidad de integrar en los diseños modernos elementos ancestrales de piedra como los ejemplares únicos e irrepetibles que tiene NAMUH en sus bodegas de CdMx, San Miguel de Allende, Monterrey y Los Cabos

Por Cecilio Garza 

Fotos Cortesía Namuh

Share: