Patek Philippe apuesta por un nuevo clásico para la mujer elegante y de carácter, y lo presenta en Ginebra como parte de las novedades de la marca para el 2021. El nuevo reloj reinterpreta el modelo 4897 y nos deleita esta temporada con Calavatra 4997/200G, una pieza colmada de estilo.

Calavatra 4997/200G es el sustituto del clásico modelo 4987 lanzado en el año 2009, equipado con el calibre automático extraplano 240, caja de oro blanco de 35 mmm de diámetro con esfera guilloché lacada azul noche. Índices espolvoreados con oro.

A mitad del siglo diecinueve la reina Victoria asistió a la Gran Exposición de Londres para admirar los primeros relojes del mundo sin llave, patentados por Patek Philippe, en el año 1868 la marca creó el primer reloj de pulsera suizo para la condesa húngara Koscowicz y fue en el año 2009 cuando la firma presenta por primera vez Calatrava modelo 4897, la versión femenina del clásico modelo presentado en 1932. La historia de la casa relojera nos refiere su anhelo por personificar la naturaleza fuerte e inaudito estilo de grandes mujeres a través del tiempo, año tras año la confabulación entre estética y precisión sorprende a los maestros del tiempo y a los críticos de la belleza.

Hoy la esplendida pieza se reinventa con un delicado bisel engastado con 76 diamantes redondos o baguette y equipado con un movimiento mecánico de cuerda automática en una caja de oro blanco de 35 mm. La base, con un fino guilloché de ondas concéntricas recubierta con varias capas sucesivas de laca azul noche transparente, un decorado que crea un deslumbrante efecto de profundidad sobre el cual parecen flotar los índices en forma de flecha rociadas de oro blanco y agujas tipo dauphine de oro blanco facetado. La integración del calibre 240 automático extraplano con un minirotor descentrado de oro de 22 qts que concede mantener una caja sutil y compacta. La solemne arquitectura del movimiento y los idiosincrásicos acabados de Patek Philippe se aprecian por medio de un fondo de zafiro transparente.

El deslumbrante carácter de Calavatra 4997 se pregona como un referente de diseño con la correa de piel de becerro cepillada con acabado satinado, azul marino brillante, provista de un cierre de hebilla de oro blanco.

La casa relojera instaurada en Plan- les- Ouates, Ginebra, reafirma en cada una de sus colecciones y lanzamiento porque es una firma que precisa en exhibir sus creaciones que han sido parte de la historia del mundo y muy en especial de los apasionados por la relojería en su propio museo, inaugurado en el año 2001 en Ginebra.

Por Leonor Torres Sanz

Foto cortesía Patek Philippe

Share: