La nueva versión de uno de los relojes más icónicos de Jaeger-LeCoultre, respeta lo antiguo y lo celebra marcando un lenguaje renovado, femenino y artístico.

Fue en 1931 cuando la Maison de alta relojería, Jaeger-LeCoultre lanzó un reloj que estaba destinado a convertirse en un clásico del diseño del siglo XX: el Reverso. Creado para soportar los rigores de los partidos de polo, sus elegantes líneas Art Deco y su caja reversible lo convierten en uno de los relojes más icónicos. Durante nueve décadas, el famoso reloj se ha reinventado continuamente sin comprometer su identidad que lo hace único.

Con más de 50 calibres diferentes y su reverso como un lienzo para la creatividad, el cual se ha decorado con esmaltes, grabados y piedras preciosas. Hoy, 90 años después de su nacimiento, se reinventa con el espíritu de modernidad que inspiró su creación desde el inicio, con la presentación de cuatro nuevos modelos Reverso One con la unión de los códigos de la alta relojería y la maravilla de la artesanía llevada al nivel de arte. La creación de cada uno de los relojes reúne el detallado trabajo de grabado y engaste en gemas en una notable colaboración entre artesanos altamente calificados con un don para crear piezas espectaculares.

Los cuatro nuevos modelos presentados este 2021, están inspirados en las joyas decorativas tan icónicas de 1920 mientras celebran la poesía de las flores con dos modelos en oro blanco y dos en oro rosa, cada uno con diferentes técnicas y diferentes combinaciones. Sin exentarse de la sofisticación que identifica a la Maison, es la elegancia de los diales que proporciona solo un indicio sutil de que se trata de relojes verdaderamente preciosos: el resplandor del nácar blanco está acentuado por los números y los corchetes dorados que definen las cuatro esquinas del dial.

Cuando se trabaja en proyectos tan complejos y colaborativos, el trabajo de los artesanos debe seguir un orden estricto ya que la creación de una sola pieza es un proceso cuidadosamente orquestado a lo largo de muchas semanas y meses. Aparte del arduo trabajo técnico y manual, el simbolismo de las flores, cada una grabada a mano, tiene un poético significado. En cuatro interpretaciones, los lirios blancos simbolizan pureza, devoción y honor en el lenguaje floral y la Pink Arums es un símbolo de admiración y aprecio.

Concebidos como una oda a la feminidad del siglo XXI, estos nuevos relojes Reverso One atestiguan el savoir-faire relojería, la artesanía artística y la habilidad para hacer joyas de La Grande Maison, al tiempo que rinden homenaje a las mujeres que inspiran a Jaeger-LeCoultre todos los días.

Por Yarin Miranda Robles

Fotos Cortesía de Jaeger-LeCoultre

Share: