Una mirada a piezas de mobiliario sutiles y con carácter, que buscan trascender en el tiempo. Se apuesta a materiales nobles y de calidad, pero sobre todo a un diseño original construido por manos artesanas.

En respuesta a los deseos y necesidades actuales en la creación y adaptación de ambientes, así como en arquitectura e interiorismo, sobre propuestas de diseño que satisfagan función y estética, la arquitecta y diseñadora mexicana María Beckmann Legorreta presenta una línea de mobiliario creativa con un estilo distinguido, depurado y afable. La colección capta la atención de proyectos residenciales y comerciales, y cada pieza cumple con una solución inmediata con el más alto estándar de diseño. Con la experiencia de la arquitecta en distintos estilos de proyectos tanto de arquitectura como de diseño es como la creativa se da a la tarea de ofrecer algo más que una simple oferta de diseño y negocio, lo que la diseñadora busca es llevar al mercado a una experiencia auténtica y viva en todo sentido para reinterpretar estilos, espacios, viviendas y porque no, dar una nueva vida o visión a un negocio con simples toques de imaginación e intuición.

Y es que sin duda en la actualidad son muchos los espacios que en su mayoría conllevan un reto de espacio, organización y almacenamiento que afectan directamente a la estética de un lugar o ambiente definido, son tantos los roles que han sido adecuados incluso tras la pandemia que en un mismo lugar se pueden cumplir más de dos actividades por persona o incluso por familia, es impresionante el giro que muchas de nuestras mesas, o habitaciones completas han cambiado en el transcurso de un año, y en muchas ocasiones, esta nueva función permanecerá por más tiempo del esperado así que son un sinfín de hogares los que se encontrarán en este momento, o los que ya han pasado por una transformación total de ambientes, y de ahí el éxito que tiene el buen diseño de María Beckmann, quien en su línea también cuenta con diseño de lámparas que satisfacen el gusto del más exigente y conocedor de diseño por su innovación y propuesta limpia y elegante.

La firma honra cada material utilizado para la fabricación del mobiliario, cada fibra es utilizada y tratada para que saque lo mejor de sí; con la firme misión de demostrar que lo hecho en México esta bien hecho. Cada mueble es diseñado con el talento indiscutible de María y llevado de un boceto a una realidad con manos mexicanas que aman, respetan y conocen el proceso y la elaboración de los componentes principales de las piezas, como son las maderas de pino, roble, nogal, fresno, entre otras, así también como mármol y espléndidos tejidos de bejuco clásico que dan forma y textura a las piezas. Desde consolas que encajan perfecto en una sala y hasta en la intimidad de una recámara, mesas que bien puedes presumir con tus invitados en una deliciosa cena, o utilizar esa misma mesa con fines de trabajo, hasta confortables y elegantes sillas, cada pieza tiene vida propia y es fácil de acomodar en cualquier espacio de tu elección.

La trayectoria de María es interesante y versátil, desde el diseño y manufactura de obras textiles, creación de lámparas en colaboración con empresas como Coca Cola y Emeco para Design Week, proyectos de diseño gráfico para centros comerciales, interiorismo, fabricación de muebles para remodelaciones dentro de museos, hoteles e incluso universidades.

Su primera incursión en el mundo de diseño fue para la exhibición de textiles en “Première Vision” en París, Francia, de la mano de Elisa Legorreta con quién años más tarde participaría en la exposición de fotografías VISIÓN VIVA con intervención de la pintura de Elisa. En el camino de la arquitectura urbana fue en el diseño e instalación de columpios para el proyecto COLUMPEO: activación y reparación de espacios públicos mediante la instalación de columpios con plástico reciclado en Jalisco, un proyecto de Elena Muñoz.

Dentro de los distintos proyectos de remodelación como ejemplo la misma de la terraza del restaurante del Gran Hotel de México, una de sus colaboraciones más importantes podría ser su participación en el diseño de remodelación del Papalote Museo del Niño, en Ciudad e México de quién fuera el proyecto arquitectónico de la firma Legorreta + Legorreta.

Cada proyecto, cada participación han forjado la carrera y determinación de la arquitecta y diseñadora en lo que ella considera el estandarte de sus diseños: Ver, absorver, sentir, vivir el espacio. La idea y lo que transmite en cada diseño y en cada transformación de espacios es encontrar un lugar que se viva con calidad en todo sentido.

“Utilizar las restricciones como una ventaja, sin desperdiciar recursos en el proceso; optar por un material noble pero económico, abriendo sus posibilidades a usos inesperados; generar espacio para el alma y comodidad para el cuerpo, y hacerlo con la belleza, tal es la esencia del lujo”, Anne Lacaton; esta frase de la galardonada arquitecta francesa que se puede encontrar dentro de la página de María nos deja comprender aún mejor cual es la visión y hacía donde va la propuesta que plasma la arquitecta mexicana en cada trabajo.

Lo realmente importante en esta historia, es la pasión y el amor que María Beckmann tiene por el diseño, la arquitectura y el arte. María demuestra con cada boceto y creación que la constancia y el compromiso logran una evolución en cada nueva pieza y en cada nuevo proyecto.

“El objetivo es lograr espacios funcionales para vivir con calidad. Propuesta, materiales nobles y una mano de obra de calidad, resultan en piezas excepcionales”, María Beckmann Legorreta.

Por Leonor Torres Sanz

Fotos cortesía de Maria Beckmann Diseño

Share: