La marca italiana Frette está cumpliendo 160 años. Creada en Monza; donde aún se encuentra el corporativo y la fabrica, esta firma ha marcado una tradición de finos blancos.

En México está cumpliendo 12 años en el mercado y cómo parte de estas celebraciones, su directora en México Rosario Arnaud nos compartió el espacio desde dónde se traza la estrategia de Frette en nuestro País.

En el corazón de Santa Fe, al poniente de la Ciudad de México se ha creado un concepto novedoso de atención al cliente. Un espacio personal y más íntimo para mostrar la cultura Frette. Su CEO, Rosario Arnaud, nos cuenta a detalle sobre el proceso de diseño y cómo se vive y trabaja dentro de este espacio. “Decidimos darle un look más de casa que de showroom a este nuevo espacio, pues en sus 12 años en México, Frette ha vivido y gozado de una progresiva evolución que ha hecho replantear los objetivos de la marca en este leal e importante mercado. Hemos abierto diez puntos de venta con nuestro socio comercial Casa Palacio, así que consideramos está cubierto el mercado retail. Siendo Frette líder en el mercado de finos blancos, es importante mantener la vanguardia y la más alta calidad en productos y servicios. La gran expectativa que presenta el nuevo concepto en showroom de Frette es ofrecer una perspectiva al fiel seguidor y adentrarlo a una experiencia acogedora y personalizada, haciéndolo sentir en casa. Creemos que este concepto es nuevo en nuestro país; es funcional y muestra como la tendencia es que
nuestra oficina es una extensión de nuestro hogar y debiera sentirse como tal”, asegura Rosario Arnaud.

“Desde que en Frette México plantéanos la idea de lograr este espacio creíamos que era un reto importante materializar los valores y características de la marca. Elegir al creativo para diseñar y guiar el proyecto representó un elemento clave. La habilidad natural que posee Sofía Aspe para interpretar sentimientos y emociones, formas y líneas; son factores que llevaron a obtener un espacio único y mostrar un estilo particular que representa la personalidad de la marca en nuestro mercado mexicano; y para quienes vivimos este lugar todos los días, disfrutamos de un honesto goce de trabajar. La mezcla perfecta entre profesionalismo y familiaridad son algunas de las virtudes que comparte Sofía y su equipo SAI e hicieron que este proceso de creación tanto arquitectónico como de interiorismo fuese tan agradable y satisfactorio”, comenta Rosario Arnaud.

Con un toque femenino sin perder lo corporativo del espacio, la paleta de colores se definió en tonos azules, mostaza, dorado y café en sus diferentes gamas. Materiales lujosos como bronce, latón, mármoles, maderas y tapices se planearon acorde a cada
espacio.

El lobby recibe a los clientes con un impresionante trabajo de marquetería en piso en tres distintos mármoles, en donde destaca un mueble de recepción diseñado por Sofía Aspe Interiorismo en mármol con tiras de LEDs y el logo de FRETTE flotado en bronce. Detrás, un biombo en latón martelinado y arriba en un plafón circular flotado un candil de Serge Mouille. Los lambrines son en madera de nogal texturizada a un lado y enfrente en madera laqueada en forma de rombos, la figura geométrica parte del logo de la marca en un azul pálido.

Todas las instalaciones del espacio se dejaron expuestas y laqueadas en color negro con el fin de desaparecerlas al ojo humano y mantener la sensación de grandes alturas al no meter plafones. El pasillo está cubierto en lambrines en chapa de nogal texturizado de un lado y del otro con un diseño limpio de canceles a hueso con puertas corredizas que dividen las diferentes oficinas de directivos. Una impresionante pieza en café brillante metálico del artista Aldo Chaparro protagoniza el pasillo y al fondo un diseño de banca flotados sobre el mármol con un espejo ovalado que da la sensación de una mayor profundidad. En el piso, mármol veteado con elegantes cenefas en mármol marrón emperador.

La sala donde se exhiben piezas representativas de Frette son un catálogo físico minuciosamente curado; se trata de un espacio en azul eléctrico de gran lujo y es el área donde los clientes que ya se identifican y aprecian la marca podrán elegir dentro de la variedad juegos de sábanas, colchas y toallas, así como otros productos de lujo que ofrece la marca. Ahí puede elegirse la compra según texturas, materiales, colores, diseños, estilos, y deleitarse de la amplia gama de producto y decorar con ellos todos esos espacios que habitan. Al centro, un sillón curvo de línea retro tapizado en suave chenille beige con cojines de Studio 84 y una mesa modernista que nos remite a Mario Pani. Los muebles empotrados laqueados al alto brillo con espejo de fondo y percheros
en latón permiten el display de los espectaculares productos. Este espacio se conecta a través de puertas corredizas con la oficina de la dirección general, la cual nos cuenta una historia a través de los objetos y del arte, de los gustos y sensibilidades de su moradora.

Muros cubiertos por tapiz geométrico de Casa280, un impresionante óleo de Jorge Wellesly, un díptico de Marc Breslin, una escultura geométrica en muro del artista Edgar Orlaineta y un cautivante dibujo sobre el sofá del afamado artista Leal Audirac son parte del arte que embellece este espacio, además de las sillas de Bauhaus y el escritorio de Casa Palacio. Sofá hecho a medida para el espacio, además de cortinas en satín de seda de telas Pani enmarcan las impresionantes vistas a la ciudad.

La sala de juntas es un llamativo espacio enmarcado en muros y plafón por un espectacular papel tapiz en crema y dorados. Lámparas en latón y un diseño de mesa de Sofía Aspe Interiorismo en ébano al alto brillo. El rodapié de madera en forma irregular hace de este espacio único y original. Del otro lado sobre el muro enduelado, un óleo del maestro Oaxaqueño Sergio Hernández.

La biblioteca al fondo es un espacio que invita al relax y la lectura. Repisas de madera con libros de arte y diseño, una chimenea en espectacular mármol Black Zebra con un óleo arriba de Pujol Balada que pareciera escurre pintura en las vetas del mármol. Cómodos sillones giratorios sobre el tapete de yute hecho para el sitio y sobre muros rombos nuevamente de espejos en latón que reflejan el espacio.

“El diseño italiano va mas allá de ser expertos, la práctica los ha hecho maestros, y Frette se ha especializado en como producir con la mejor tecnología blancos finos” “Frette más que un producto es una experiencia, quien lo conoce es porque ha probado y
ha descansado sobre camas Frette, y la marca se ha especializado en dar una mejor sensación al tacto”.

Arquitectura Interior y decoración de Sofia Aspe Interiorismo
Por David Solís
Fotos de Héctor Velasco Facio y Alfonso de Béjar

Share: