En una antigua nave industrial, ocupada hasta hace poco como un salón de baile, desembarcan las nuevas instalaciones de ESRAWE STUDIO. Un amplio espacio en plena Colonia Roma, tan versátil y experimental como los diseños de la prestigiosa firma local.

Para quienes amamos el diseño, un cambio de casa no sólo es la oportunidad de hacer y deshacer nuevas ideas formales que nos acompañen en esta nueva etapa, sino también una instancia de plantearnos cómo nos proyectamos ante lo que se avista. El reconocido estudio de diseño mexicano Esrawe Studio, fundado por Héctor Esrawe en el 2003, también se había trasladado de casa en reiteradas oportunidades, encontrando finalmente el sitio perfecto para establecer a un equipo creativo en constante crecimiento: una nave industrial de los años cincuenta, única en su tipología y fuera de lo común para la zona.

Ubicada en plena Colonia Roma de la Ciudad de México, un barrio lleno de vida con multitud de plazas, galerías, cafeterías y restaurantes, el estudio acondicionó una amplia nave industrial -ocupada hasta hace poco como un salón de baile- para aunar en un sólo recinto un showroom, talleres, oficinas y salas de exposiciones bajo un esquema abierto y versátil, de modo de poder modificarlo según los proyectos lo vayan requiriendo.

Esrawe Studio rehabilitó la propiedad de 600 metros cuadrados y decidió desnudar el espacio para dejar la antigua estructura de madera expuesta, anteriormente escondida bajo un cielo raso falso. Se restauró el metal preexistente del techo y se le aplicó una pintura en un color claro, y se agregaron tragaluces para dejar entrar luz natural al interior. Se añadieron vigas perimetrales de concreto para reestructurar la nave y se aplicó un acabado de cemento natural al piso. Todos estos elementos de carácter industrial han resultado ser el marco neutro ideal para el desarrollo de la labor creativa.

La planta abierta del primer nivel se dividió en diferentes áreas. Así es como los accesos funcionan como un showroom y galería, en el que dan la bienvenida no sólo las piezas finales, sino también diferentes repisas, plintos y plataformas que además de ejercer una función divisoria, actúan como expositores de maquetas, muestras de materiales, objetos de diseño y prototipos que nos introducen al proceso de diseño y filosofía del estudio.

Los diseños de Esrawe Studio comprenden gran variedad de tipologías, desde mobiliario y objetos hasta interiores, espacios comerciales, instalaciones y exposiciones culturales. Es por esto que el área abierta de trabajo consiste en mesas colocadas transversalmente en las que se integran los diferentes equipos. En los laterales del espacio se montaron paneles móviles recubiertos de corcho para exponer los diferentes proyectos en proceso, y al mismo tiempo, mejorar la acústica de la zona principal de trabajo. En el área de diseño de mobiliario, las paredes se vistieron con estanterías que contienen soluciones experimentales y pruebas de diversos materiales, muestras de piedras, metal y madera, así como herramientas, prototipos y moldes, con lo que el archivo de la firma está en una constante exposición.

En el área superior se ubican una terraza, la cocina y un comedor al aire libre, así como un taller de fabricación manual, lleno de maquetas, muestras de materiales, prototipos a escala real, una impresora 3D y una máquina de corte láser.

La idea de este espacio abierto es que arquitectos, diseñadores industriales, de interiores y gráficos, modeladores, ingenieros y administrativos pueden interactuar y aprender unos de otros; un espacio multidisciplinario construido para crear, para promover conferencias, proyecciones y foros, que fomente la colaboración, el desarrollo de proyectos experimentales y exposición de diferentes conceptos, siempre con el objetivo de preservar la rica artesanía de México en combinación con el uso de tecnologías y procesos industriales contemporáneos.

Diseño Héctor Esrawe / Esrawe Studio

Por ALFREDO MARCHANT

Fotos Genevieve LutkiN

Share: