La casa relojera suiza anuncia su nuevo edificio manufacturero en Ginebra y celebra la ocasión con el lanzamiento de una pieza edición limitada.

La construcción comenzó en 2015 en las afueras de la ciudad de Ginebra. A principios del 2020 comenzó la producción y actividades y fue recién el pasado mes de abril que se completo la construcción.

La arquitectura altamente moderna desde su estructura puede unir toda la manufactura bajo un mismo techo lo que le da una indiscutible ventaja dada la creciente complejidad de las operaciones de producción, así como también permite tener en un mismo lugar a los artesanos profesionales.

El edificio cuenta con 10 pisos y una longitud de casi 200 metros, con la construcción del nuevo edificio se expande el complejo de edificios de 1996 y anticipa lo que podría ser el crecimiento de la producción para los próximos 20 o 30 años. El nuevo edificio reafirma las raíces de Patek Philippe en Ginebra y su confianza en el futuro del arte de la relojería con la perfecta unión de tradición e innovación.

Los espacios interiores están divididos en cinco segmentos que se encuentran separados por cuarto escaleras e incluyen 20 elevadores pasajeros y de carga. La planta baja y el primer piso son únicamente para producción y detallado manual de las piezas móviles tales como los puentes, ruedas, placas, entre otras.

El segundo piso esta dedicado para el pulido, mecanización y ensamblaje de piezas exteriores y gemas. Además de la elaboración de las colecciones actuales los talleres dentro del edificio son los responsables de elaborar el inventario de repuestos que se necesitan para Servicio al cliente, un factor clave para el éxito y continuidad de Patek Philippe.

Para conmemorar la conclusión del edificio la casa relojera lanzó CALATRAVA 6007 A-001, un reloj de acero edición limitada, con solo 1000 piezas de producción, la extraordinaria pieza se destaca con un concepto de diseño exclusivo.

Para mayor información visita www.patek.com

Por Leonor Torres

Foto cortesía Patek Philippe

Share: