Este departamento en Chihuahua es un escape en el tiempo hacia un sueño cargado de energía donde se genera un despertar creativo y sensorial, un deleite visual en cada espacio al recorrerlo.

“Nuestro cliente cuando vio su casa nos expresó “siento una sensación hipnotizante, me transporto a otra dimensión”, César Gallardo.

Tuve oportunidad de conocer a César y David, arquitectos apasionados del diseño y creadores de este magnífico departamento en Chihuahua. Su trabajo es realmente detallado y global. Para este espacio su interiorismo se se definiría como una fusión entre dos estilos contrastantes, el estilo clásico y el industrial, mezclando un look elegante residencial con una esencia más urbana tipo loft. Esta fusión logra un equilibrio entre el lujo, calidez y detalles; contra la crudeza, peso y honestidad de los elementos constructivos apararentes. Han generado un estilo atemporal y neutro, donde pueden alojarse todos los gustos y edades, debido al uso de elementos contemporáneos y tradicionales, los cuales han generado una vida propia e inquebrantable.

“Somos un equipo que trabaja en conjunto, unimos nuestras mentes para crear una idea más fuerte”, David Dzul

Este espacio residencial cubre las necesidades de una familia de seis integrantes, padres y cuatro hijas, todas de mayoría de edad y es destinado para ser un lugar de esparcimiento y descanso vacacional de un uso intermitente durante el año. Se trata de ambientes que se han creado para ser un refugio de descanso y lograr una atmosfera de intimidad. Era importante separar al usuario del bullicio de la ciudad y la vida cotidiana, y así poder generar una mejor interacción entre los habitantes.

“La virtud de la elevación natural topográfica y al estar ubicado en el piso 31 de una torre habitacional ayudó a lograr una desconexión con el mundo exterior y a entrar en un estado de meditación y contemplación creando una interacción y dialogo constante con las vistas que se diluyen en el horizonte. La cromática utilizada responde a los gustos personales del cliente por el tono blanco acompañado de fuertes contrastes, de ahí  nació la paleta basada en el blanco y grises neutros,  introduciendo notas de alto contraste en colores que van desde grises obscuros a negros, notas de colores vibrantes fueron elementos importantes para dar calidez al espacio, azules, violetas, amarillos, verdes y dorados, fueron pinceladas de color específicamente seleccionadas para dar énfasis en detalles y armonizar el interiorismo en general”, comenta el arquitecto David Dzul.

“La pasión que el cliente tiene por las piedras naturales son una característica de gran importancia a lo largo del proyecto, misma pasión que compartimos por lo que representan, ya que han sido cargadas de una energía particular a lo largo de los años y  han sido testigo del transcurso del tiempo; son únicas, fuertes, y de gran belleza natural”, agregá el arquitecto César Gallardo.

Caminar este departamento es sorprendente; el elevador abre directamente hacia el vestíbulo del departamento, una sorpresa inunda inmediatamente al ingresar, un alto contraste en colores blancos y negros cautiva la atención, este espacio se puede privatizar con unos paneles corredizos de vidrio que dan la bienvenida al interior, al abrirlos un muro revestido en mármol mariposeado genera una obra de arte natural y da la pauta a seguir, hacia el lado derecho se encuentra toda el área social y al lado izquierdo la zona privada del departamento.

En el ala social los ventanales perimetrales de piso a techo te reciben con vistas panorámicas únicas, como primer espacio está el comedor para 12 personas el cual se complementa por un bar a un costado, esta área esta semi-dividida de la sala familiar por medio de una chimenea enmarcada por un muro flotado de mármol, el cual marca sus ventas en todo el contorno del volumen, a este elemento le rodean todas las áreas sociales. La cocina forma una parte focal del departamento ya que es el área en la cual se desarrollan las principales actividades cotidianas, a un costado y como remate final de las áreas y con un complemento extraordinario se encuentra una terraza al aire libre, la cual alberga  una área de cocina-comedor exterior desde donde se tiene un dominio de 180 grados de las vistas de la ciudad de Chihuahua. En la parte posterior al muro de remate del acceso, se encuentra el baño de visitas, el cual es en colores opuestos a la base del resto de departamento, sus muros negros profundos contrastan y generan una atmosfera inesperada.

El ala privada está vestibulada por una estancia de entretenimiento familiar, desde la cual se desprende el andador hacia las tres habitaciones. Al comenzar a recorrer este andador una pieza escultórica te sorprende y marca el acceso a las áreas más intimas del departamento, un pasillo revestido en materiales blancos y neutros te lleva a una sensación de total neutralidad. Se tiene de primera instancia ambas recamaras secundarias, cada una con closet-vestidor y baño. En la primer recamara con vista a la ciudad se conceptualizó el interiorismo en tonos azules. La segunda recámara tiene una vista hacia la zona montañosa y se pensó en tonos ocres. Al final del andador un espejo remata y da un efecto infinito al recorrido y antecede al acceso de la recamara principal. Un elemento especialmente elegido por su connotación mística y energética embellece el remate principal de la habitación, se trata de una pieza formada de agatas azules que da personalidad al espacio.

Diseño de César Gallardo y David Dzul de Structura Arquitectos

Por David Solís

Fotos de Raul Villalobos

Share: