Geometría y simetría, forma y función. Conceptos básicos de arquitectura y diseño que son trabajados con detalle para quitarle años a esta magnifica residencia.

Esta residencia proyecta un diseño contemporáneo, creado a partir de una estructura que cuenta la historia que sigue transformándose con el tiempo, mientras se adecúa junto con el usuario, la vegetación y el material a las condiciones presentes y futuras.

De todo lo que nos da la naturaleza, es asombrante su perfección geométrica, la simetría en todo sentido junto con la sencillez de la forma y al mismo tiempo su complejidad tan inspiradora que encuentran fluidez visual sin importar lo que la rodea. El efecto de claroscuros que se generan al contacto de la luz del sol con los objetos, las depuradas líneas de una hoja, el intenso color del cielo y los patrones que el mar crea y descompone sin esfuerzo.

Todo genera ese sentimiento inspirador. En la buena arquitectura, estos detalles se presentan con frecuencia y son el conjunto que hace a las grandes obras. Van desde la elección de materiales y en cómo se van tejiendo para formar estructuras impresionantes. Ahora, más que nunca, las casas se han transformado de una necesidad humana y un refugio, a un oasis seguro, que nos aísla del caos urbano y las complicaciones que se viven en 2020.

Estas palabras vienen retratan el concepto de esta residencia, a quienes los arquitectos que la vcrearon de dieron por nombre, Casa Agua. Se trata de una estructura que se distingue por el intenso y, paradójicamente, sutil uso de geometría y simetría; los volúmenes opuestos y la imposición de la madera como un material protagónico y que cooperan entre sí para lograr una estética inmaculada que da pie a total confort y eficiencia.

Con un lenguaje moderno que adopta un enfoque sostenible de diseño, de esta casa se toma lo mejor de lo que ya era y lo reutiliza para darle una nueva vida, Casa Agua comienza con la intención de ser remodelada y adaptar la estructura que data de los años setenta a un uso actual, y con las necesidades de una familia dinámica.

Como parte de este acercamiento sustentable, se pensó en aprovechar el orden reticular que ya existía de la estructura original, en donde el diseño se propone respetar los muros de carga y las columnas con el concepto y la finalidad de crear una vivienda que esté abierta en su totalidad.

La mejor versión del proyecto se aprecia cuando se describe a través de su circulación. Casa Agua cuenta con un acceso en un recorrido lateral del jardín frontal, el cual desemboca en un patio que termina por enmarcar la entrada principal, previo al paso de un umbral a menor escala. Al ingresar a la residencia, esta misma escala se duplica en un amplio vestíbulo de doble altura que se visualiza como una delicada caja de madera funciona como un patio interno. Inundada de luz natural, al cruzar un puente, el vestíbulo se convierte en el eje central de la casa ya que vincula los espacios públicos y de servicios con la parte privada de la vivienda. En la planta baja, la carpintería esconde la estructura con el fin de aligerar el volumen y permitir la continuidad visual del espacio abierto mientras que las escaleras que desembocan en el área privada de la casa se confinan a un lado de la doble altura con elegancia, dándole un importante gesto al diseño.

Debido a que la luz es tenue, el resto de los elementos terrosos y los materiales tan sutiles y elegantes como la madera en los paneles le dan una sensación de llegada formal pero discreta a la vez, que con el paisaje pensado como una serie de espacios, desde de donde se pueden contemplar todos los lugares de la residencia. El trabajo de paisaje consistió en recuperar las capas de lava que ya existían en el predio con vegetación endémica para borrar los límites del interior con el exterior, por lo que, en la planta alta, el techo del garaje y las jardineras están llenas de verde para controlar las vistas desde el interior y envolver el proyecto por completo. Esta residencia une comodidad, mano de obra impecable y un diseño limpio.

Arquitectura ViGa Arquitectos

Por Yarin Miranda Robles

Fotos Ángela Vizcarra

Share: