Esta casa, cerca de Puerto Escondido, encarna un estilo simple y depurado que oscila entre la estética y la función. Con materiales al desnudo y una sinceridad pura, el diseño de esta casa respeta el entorno que la rodea.

Inmersa en la jungla, cerca de Puerto Escondido, Oaxaca, Casa Cosmos es un proyecto que encarna el estilo que ha hecho de la arquitectura de la costa oaxaqueña un movimiento único y reconocido. Su estructura desnuda con materiales en su estado natural, encuentran en la simplicidad de la forma su esencia más pura, y con el paso del tiempo, ésta se mimetiza con el entorno.

El programa arquitectónico parte de tres elementos principales, en donde el primero es un centro, o como lo describe el despacho, un núcleo duro el cual está construido con muros, losas y columnas de concreto con un acabado en bruto. Este mismo centro dividido en un cuadrante de una planta casi de un cuadrado perfecto, resguarda el espacio habitable que se traduce en una habitación, la cocina-comedor, la sala de estar y el área de aseo.

El segundo elemento se comprende en una retícula externa hecha de vigas y columnas también de concreto, aunque esta vez con un acabado suave y liso, las cuales se sujetan al núcleo central que permite extender las actividades a lo largo y a lo ancho de la edificación hacia el exterior, mientras genera patios y terrazas con una circulación perimetral, lo que modifica la dimensión real de la experiencia de habitarla. El tercero y más poético elemento, es la cubierta que funciona como mirador hacia el paisaje lejano. Un espectacular espejo de agua funge como tablero para leer las estrellas, las constelaciones y el cosmos alrededor de la casa por las noches.

Con la intención de relacionar el proyecto con su entorno, Casa Cosmos encuentra su propio lenguaje con el paisaje que la rodea por medio de una piel de celosías verticales de madera, como bien lo explica el despacho, lo que la protege de eventos naturales cuando ésta no está en uso y brinda privacidad cuando está habitada. De regreso a la retícula exterior de concreto que abraza e incorpora a la vegetación existente hace que los puntos entre la arquitectura y el paisaje se encuentren en una delgada línea que llega a parecer indefinida la cual se transforma con el cambio de estaciones, el tiempo y la vida de las plantas junto con el uso humano que se le da a la estructura.

El proyecto sigue una línea de diseño la cual le da una gran importancia al uso de materiales locales. En ellos se buscó que cada uno tuviera rigidez, durabilidad, funcionalidad y practicidad gracias a su bajo mantenimiento. Los dos materiales principales cuentan con características personales que le aportan al diseño una personalidad única. El concreto ofrece seguridad y resistencia estructural para la zona sísmica en la que se encuentra la residencia aparte de una alta durabilidad y bajo mantenimiento; mientras que la madera complementa lo tectónico de la estructura y le brinda a los espacios una calidez nata que suma al espacio con un toque detallado, aparte de ofrecer flexibilidad de los cerramientos a escala humana, mientras crea una íntima relación de la vivienda con el entorno inmediato, no solamente a través de las vistas, sino también a través de la temperatura, el sonido y el viento. Ambos materiales son esenciales para el diseño más allá de su función, sin duda.

Al ser diseñada para desenvolverse en un lugar remoto alejado de una ciudad, el uso de los recursos locales fue de gran importancia. Con captación de agua por la cubierta durante la temporada de lluvia la cual es redirigida por una bajante pluvial, se hizo con la finalidad de almacenarla y poder usarla para ayudar al crecimiento de los jardines que se plantaron dentro del perímetro exterior de la casa.

Aparte del uso de los recursos materiales que también incluye la filtración de agua por una cisterna de arenas y piedras y la idea de promover el uso de jabones de origen natural para no contaminarla, se complementan los recursos con la importancia de la relación humana para el proceso de construcción de la residencia. El equipo de construcción estuvo formado por operarios y artesanos locales, por lo que el fomento al desarrollo de los oficios locales de la comunidad está sumamente arraigado al origen de Casa Cosmos.

Arquitectura S-AR

Por Yarin Miranda Robles

Fotos Camila Cossío, Claudio Sodi.

Share: