En Toronto, Ontario se ubica este departamento lleno de arte y elementos contemporáneos, interiorizado por un mexicano que triunfa en Canadá.

Para entender el estilo de este departamento primero hay que conocer la historia de sus creadores. Sara, de origen canadiense y Javier, un mexicano radicado en Canadá desde hace 15 años, quienes fundaron FRAME hace año y medio, después de que la compañía en donde trabajaban cerró sus puertas, pues ambos comparten una misma pasión por el diseño y siempre habían querido abrir su propio estudio de Interiorismo. 

“Después de estudiar la maestría en arquitectura en el Instituto IaaC en Barcelona me mudé a Canadá con el deseo de ser arquitecto como mi papá, pero mi pasión por el Interiorismo fue más fuerte así es que decidí seguir esta carrera. Pienso que el ser mexicano ha aportado una influencia arquitectónica a mis diseños muy relacionada a la construcción de concreto, piedra, madera y ladrillo que tanto se usa en México. Hacemos una buena mancuerna pues la experiencia de Sara es en diseño de espacios comerciales mientras que mi trayectoria se ha inclinado principalmente en residenciales”. 


Hoy, su despacho cuenta con una larga lista de proyectos importantes, siempre aplicando su buen gusto, experiencia y pasión por los detalles como en el caso de la renovación de este departamento de poco más de 200m2 en el cual se tuvo que pintar techo y paredes, colocar papel tapiz en sitios insospechados como baños y cocina, se trabajó en la iluminación, algo de carpintería, muebles, tapetes y accesorios; respetando su estilo tradicional con molduras decorativas que se usaron como fondo para todo el mobiliario y elementos decorativos contemporáneos.

“Aunque Sara y yo tenemos gustos muy diferentes, compartimos los mismos valores dentro del mundo del diseño y el amor por los estilos mid-century modern y escandinavo. Sin embargo, en lugar de enfocarnos en tendencias o estilos específicos, creemos que un lugar bien diseñado debe integrar las necesidades funcionales y estéticas de cada área y para cada cliente, pues así el resultado serán espacios armoniosos y perfectamente ejecutados. El tener gustos distintos también nos ayuda a pensar muy bien sobre qué es lo mejor para un cliente u otro”. 

El departamento se localiza en un edificio de uso mixto, por lo cual hay que subir al piso 32 en donde el conserje de las residencias recibe tanto a los visitantes como a los residentes. Al entrar al apartamento, cuyo diseño es bastante tradicional, se encuentra un vestíbulo con un grandioso papel tapiz hecho de fibras de plantas y al centro, una mesa redonda de madera y una lámpara con iluminación indirecta. Al fondo se llega a la entrada del comedor cuya mesa posee una base de metal y superficie de mármol gris. Los espejos instalados en la pared ayudan a proyectar la luz hacia el interior, y destacan los ventanales que dan hacia los edificios del centro de Toronto. Entrando por el pasillo pero hacia la izquierda, se ubica un medio baño y la recámara principal en la que se aprecia papel tapiz en todas las paredes para añadir textura al espacio. El dormitorio tiene un vestidor personalizado y un baño también decorado con papel tapiz, el cual le agrega un aspecto lujoso que combina con los pisos de mármol. 

Volviendo a la entrada principal, dando vuelta a la derecha se encuentra el espacio más grande e importante del condominio: la sala de estar principal con un seccional muy acogedor de 6 piezas y más de 4 metros de largo, 4 mesas de centro que dan el efecto de una mesa gigante y ayudan a hacer ver el espacio más grande de lo que en realidad es. “Las sillas, accesorios y lámparas aumentan el aspecto lujoso del departamento, pero el factor wow lo otorgan las enormes obras de arte y esculturas que se encuentran desde el vestíbulo hasta la cocina. Son obras de artistas contemporáneos como Christopher Shoemaker, Thrush Holmes, Robert Diesso y Jonathan Forrest”.

Y hablando de la cocina de estilo moderno, es también no de los lugares con mejor vista del centro. A un lado se encuentra una sala familiar con un sillón lounge para relajarse y ver televisión.

“La paleta que usamos fundamentalmente neutral, lo cual es muy específico del estilo que he desarrollado a lo largo de mi carrera. Me encanta usar colores neutros como fondo y acentuar con color en el arte o con accesorios y cojines. En este proyecto en particular funcionó pues las obras de arte se convirtieron en el punto focal. Y en cuanto a materiales, usamos una mezcla de diferentes tipos de telas en el mobiliario, materiales naturales como mármol o granito en superficies de mesas y fibras de plantas en el papel tapiz. Con ello se logró un balance que sin duda ha encantado alos clientes”, finaliza Javier.

Por Norma Rodríguez

Fotografías cortesía de Frame Interior Design Studio.

Proyecto: Javier Martínez y Sara Fernández para Frame Interior Design Studio.

Share: